Guerra espiritual

la importancia de conocer al enemigo

Ningún otro hombre fue objeto de tanto respeto y admiración como el genio militar George S. Patton. Su papel como general durante la Segunda Guerra Mundial sin duda fue protagónico. Asimismo, no hubo enemigo más temido que el mariscal de campo alemán Erwin Rommel, cuyas tácticas astutas de guerra le ganaron el sobrenombre de Zorro del Desierto. El éxito de Rommel en el desierto implacable de África del Norte era del dominio público. Aún así, Patton lo condujo hasta la emboscada que llevaría a la derrota a las tropas alemanas. Patton resultó ser más astuto que el zorro y logró cambiar el curso de la guerra para obtener la victoria de los aliados sobre Alemania. ¿Qué fue lo que ayudó a Patton a derrotar tan contundentemente a su enemigo? Cuando se le hizo esa pregunta en una entrevista, Patton se dirigió directamente a Rommel, y dijo:

“Conozco su libro". Patton había estudiado las tácticas de su enemigo. De la misma manera, los creyentes deben conocer el Libro de libros. A medida que estudie la Biblia, irá aprendiendo las estrategias que utilizan Satanás y sus huestes espirituales de maldad, nuestros enemigos invisibles.

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. (Efesios 6:12)

“Mis pensamientos me derrotan constantemente ¿Cómo puedo vencerlos?”

Primero, es necesario que reconozca que Satanás es el “padre de la mentira” y se deleita en derrotarlo. Lea el libro de Filipenses. Tome nota de cada pensamiento de derrota que lo asalte y escriba un buen pensamiento para reemplazarlo. Entonces, cada vez que llegue a su mente cualquier idea que no esté de acuerdo con lo que dice Filipenses 4:6-8, ¡cámbiela!                        

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. (Filipenses 4:8)

“Si Dios sabe que nuestra carne es débil ¿por qué nos tienta a pecar?”

Dios no es el autor de la tentación. Pecamos cuando en vez de alejarnos de inmediato de la tentación, seguimos los deseos de nuestra carne.

“Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido”. (Santiago 1:13-14)

 

resista a satanás

El saber que el poder y conocimiento de Satanás son limitados nos da valor para resistirlo.

  • Satanás no es omnipotente. Satanás es poderoso, pero no es todopoderoso. (1 Juan 4:4)
  • Satanás no es omnipresente. Satanás es un ángel caído, y los ángeles no pueden estar en todas partes al mismo tiempo. (Job 1:7)
  • Satanás no es omnisciente. A Satanás se le llama “ángel de luz”. Es astuto, maquiavélico y muy listo, pero el pecado ha corrompido a tal grado su sabiduría, que todavía intenta derrotar a Dios. (Ezequiel 28:17)
  • Satanás está limitado. Es importante saber que Dios permite la actividad del enemigo en nuestra vida para fortalecernos y purificarnos. (Job 1:12)
  • Satanás no puede tolerar la oposición. Usted puede resistir sus ataques permaneciendo firme en su posición en Cristo. (Santiago 4:7)
  • Satanás odia la sangre de Cristo.3 Si usted es cristiano, Cristo ya conquistó a Satanás y usted también es un vencedor. (Apocalipsis 12:11)

“Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes”. (Efesios 6:13)


PASAJE CLAVE PARA LEER Y MEDITAR

Efesios 6:10-18

Versículo clave para memorizar

“Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”. (1 Juan 4:4)


derrote a la carne

  • Reconozca la guerra que se libra entre el Espíritu Santo y sus hábitos pecaminosos. (Salmos 51:5)

  • Acepte que la muerte de Cristo en la cruz fue por nosotros y que por ella hizo morir la naturaleza pecaminosa que hay en nosotros. (Romanos 6:6–7)

  • Recuerde que tiene el “poder de la resurrección” de Cristo morando en su vida para librarlo del poder que el pecado tiene sobre usted. (Romanos 6:4)

  • Agradezca a Dios que le ha dado una nueva naturaleza. (2 Pedro 1:4)

  • Asegúrese de que es una nueva criatura en Cristo. (2 Corintios 5:17)

  • Acuda a Cristo que vive en usted para lograr la victoria sobre sus hábitos egoístas. (Filipenses 4:13)

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”. (Gálatas 5:24)

La estrategia de Dios para la batalla

Dependa del poder de Dios para vencer— Efesios 6:10

  • Ore pidiendo que Dios le ayude a vencer el temor y el desánimo.
  • Ore pidiendo que Dios le dé sabiduría y discernimiento.

Identifique a su enemigo —Efesios 6:11-12

  • Las organizaciones políticas y religiosas no son sus enemigos.
  • Satanás y los espíritus demoníacos son sus enemigos reales.

Prepárese para la batalla poniéndose toda la armadura de Dios— Efesios 6:13-17.

  • Vístase con el cinturón de la verdad para combatir las mentiras de Satanás.
  • Vístase con la coraza de justicia para vencer la tentación.
  • Use el calzado del apresto del evangelio de la paz, sabiendo que Dios está de su lado.
  • Tome el escudo de la fe para hacer frente a la duda y falta de fe.
  • Tome el yelmo de la salvación para proteger su mente.
  • Utilice adecuadamente la espada del Espíritu.

Haga oración siempre—Efesios 6:18.

  • Comprométase a llevar cada detalle a Dios en oración.

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. (Juan 16:33)

 

Derrote al mundo por medio de la fe

  • Ponga sus ojos en Jesús, el Hijo de Dios. (Juan 1:1–3, 14)
  • Recuerde que Jesús ha vencido al mundo. (Juan 16:33)
  • Identifíquese con Jesús y recuerde que su victoria es suya también. (1 Juan 4:4)
  • Crea en la verdad absoluta de la palabra de Dios. (2 Timoteo 3:16)
  • Utilice la palabra de Dios como vara para medir los parámetros del mundo. (Salmos 119:11)

“Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” (1 Juan 5:4-5)

PREGUNTAS PARA CONSIDERAR

  1. Según efesios 6:12, como hijos de Dios ¿contra quién es nuestra lucha?

  2. Escriba las diferencias entre Satanás y Dios. Al conocer estas diferencias sabemos que, porque tenemos al Espíritu Santo, podemos resistir a Satanás.

  3. Necesitamos tomar la armadura de Dios, estar firmes, y así podremos resistir. ¿Cuál es esta armadura de Dios?

  4. Otra guerra que tenemos es con nuestra propia carne. ¿Cómo podemos derrotarla?

  5. Cuando tiene una tentación, ¿contra quién es su lucha? ¿qué puede hacer cuando la tentación llegue?

  6. Y también luchamos contra el mundo. Con la Biblia podemos medir los parámetros del mundo y conocer lo que está bien y mal. ¿Lee su Biblia constantemente?

Las Referencias Rápidas de la Biblioteca de Claves Bíblicas para Consejería de Hope For The Heart proveen verdades bíblicas concisas para los problemas actuales.
Para mayor información sobre este tema pida la Clave Bíblica:
La guerra espiritual: Estrategias para la batalla”
Si desea más información, llame al 1-800-488-HOPE (4673) o visite
www.hopefortheheart.org / www.esperanzaparaelcorazon.org / P.O. Box 7, Dallas, TX 75221
Nuestros representantes le atenderán con gusto.
Todas las citas están tomadas de la Versión Reina Valera Revisión . ©  Sociedades Bíblicas Unidas Todos los derechos reservados. © 2006 HOPE FOR THE HEART