Libertad financiera

a la libertad por medio del contentamiento

¿Está usted batallando con el manejo del dinero? ¿Parece que nunca tiene lo suficiente para sus gastos? Tal vez envidia en secreto las riquezas y posesiones de otros. No importa cuánto dinero tiene usted. Si no reconoce que lo que usted posee no es suyo sino de Dios, sus finanzas siempre le provocarán descontento.

Nuestro Padre celestial posee todas las cosas, y sin embargo, nos preocupamos en exceso porque no tenemos lo suficiente. Manipulamos a otros para obtener más... y después nos preocupamos porque tememos perder lo que hemos adquirido.

Quedar libre de esa preocupación con el dinero (esclavitud financiera) involucra mucho más que tener lo suficiente como para relajarse y seguir un estilo de vida próspero. Va más allá de aprender a presupuestar los gastos, ahorrar con regularidad e invertir sabiamente. La verdadera libertad financiera consiste en vivir tranquilos, contentos con lo que Dios nos da. Y el contentamiento es ¡un asunto del corazón!

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré”. (Hebreos 13:5)

"¿seré rico si obedezco los principios bíblicos para administrar el dinero?"

Dios no garantiza que seremos ricos. Él tiene sus razones para permitir la pobreza en el mundo y dar riqueza aun a quienes no lo reconocen como su Dios. Pero la Biblia

sí nos da muchos principios para ayudarnos a ser más sabios en el asunto del dinero. En última instancia, debemos confiar en su control soberano de todas las cosas, sabiendo que él tiene un plan y un propósito hasta en lo que nos parece injusto.

“El rico y el pobre se encuentran; a ambos los hizo Jehová”. (Proverbios 22:2)

"muchas de las parábolas de jesús se refieren al dinero ¿por qué relacionó el señor nuestra condición espiritual con las finanzas?"

Dieciséis de las 38 parábolas tienen que ver con la relación entre el dinero y nuestra motivación espiritual. ¿Por qué? Quizá porque los dos pecados básicos de avaricia e idolatría se asocian con el amor al dinero.

“Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios”. (Efesios 5:5)

señales de posibles problemas

Antes de que se esclavice con las deudas, sería prudente que analizara los hábitos negativos que ha desarrollado. Empiece a cambiar la forma en que administra su dinero. Si contesta sí a cualquiera de las siguientes preguntas, es posible que se encuentre batallando con el endeudamiento.

  • ¿Sólo paga el saldo mínimo de su tarjeta de crédito?    
  • ¿Saca efectivo de su tarjeta de crédito para cubrir otros gastos?                      
  • ¿Sabe que no tiene usted una cuenta de ahorros donde poco a poco va acumulando algo de dinero?     
  • ¿Usa sus ahorros para pagar las compras que hace a crédito?                        
  • ¿Siempre paga sus deudas después del vencimiento?                                                     
  • ¿Se resiste a abrir el correo?                                                     
  • ¿Aparta algo de dinero después de pagar sus deudas?
  • ¿Espera hasta el último momento para pagar sus impuestos?
  • ¿Tiene problemas familiares debido al dinero?

“No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley”. (Romanos 13:8)

estilos de vida que le llevan al endeudamiento

  • Tener valores equivocados (Mateo 6:1)
  • Vivir usando mecanismos de escape (Lucas 12:15)
  • Vivir indolentemente (Proverbios 10:4)
  • Vivir pidiendo prestado o a crédito (Santiago 4:13–14)
  • Vivir sin preparación (Hageo 1:5–6)
  • Vivir egoístamente (Jeremías 5:28)

“La mano de los diligentes señoreará; mas la negligencia será tributaria”. (Proverbios 12:24)


PASAJE CLAVE PARA LEER Y MEDITAR

Mateo 6:25–34

 

 

Versículo clave para memorizar

“El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?” (Lucas 16:10-11)


cinco principios para administrar el dinero

Principio #1—La ley del Contentamiento (Filipenses 4:12)

  • Recuerde que Dios es dueño de todas las cosas. (Salmos 50:12)

Principio #2— La ley del Auto-control (Colosenses 3:5)

  • Empiece transfiriendo a Dios todo lo que usted posee. (Hageo 2:8)
  • Aléjese de los pecados financieros de la avaricia y la idolatría. (Romanos 6:1–2)

Principio #3— La ley de la Mayordomía (Mateo 25:23)

  • Reconozca que es responsable delante de Dios de cómo gasta el dinero.
  • Regrese el diezmo de sus ganancias a Dios. Haga de esto un compromiso. (Génesis 14:20)

Principio #4— La ley de Dar

  • Ofrende regularmente. (1 Corintios 16:2)
  • Dé sacrificialmente, haciendo a un lado alguno de sus deseos personales. (2 Corintios 8:3)

Principio #5— La ley de Pedir. Cómo orar por sus necesidades.

  • ¿Está dispuesto(a) a aceptar la voluntad de Dios con un corazón obediente? (Marcos 14:36)

Cómo salir de las deudas

Identifique su situación de deuda

  • Haga un inventario de sus activos.
  • Identifique sus ingresos.
  • Describa sus deudas.
  • Calcule sus gastos mensuales.

Considere su estilo de vida

  • Piense en lo que no necesita para vivir.
  • En lo posible, busque otras alternativas.
  • Reconsidere dar regalos.

Establezca metas financieras

  • Enumere gastos futuros.
  • Considere un cambio de trabajo.
  • Prepárese para cambios familiares.
  • Anote sus metas financieras futuras.

Tome el control de sus finanzas

  • Abone más a sus deudas.
  • Cambie su estilo de vida.
  • Establezca un plan de ahorros.
  • Establezca un plan para dar.

“Escápate como gacela de la mano del cazador, y como ave de la mano del que arma lazos”. (Proverbios 6:5)

PREGUNTAS PARA CONSIDERAR

1. Una definición del contentamiento es reconocer que Dios ya me ha dado todo lo que necesito para ser feliz hoy.  Reflexionando sobre sus propios deseos, ¿hay algo que usted piensa que necesita para poder ser feliz, pero que Dios no le ha dado?  Haga una lista.  ¿Podría decirle a Dios, “Señor yo sé que si realmente necesito _____ tu lo vas a proveer. Confío en ti.”

2. Si usted compra lo que desea por crédito cuando no está dentro de su presupuesto, ¿qué riesgos corre? ¿Es posible que Dios no se lo ha dado porque no es un buen regalo? (Lucas 11:13) ¿De qué lecciones valiosas podría perderse?

3.  ¿Cómo presumimos del futuro cuando compramos por crédito o sacamos préstamos? (Santiago 4:13-16)

4. Cuando practicamos el contentamiento, confiamos en Dios y nos ocupamos primeramente con Su reino, ¿Qué promete Él para nosotros? (Mateo 6:25-33)

5. Hay veces que Dios provee directamente por medio de un regalo.  Otras veces su provisión es indirecto; encontramos lo que buscábamos a precio muy reducido, o lo que tenemos dura mucho más de lo esperado, o nos provee de buena salud para no tener gastos médicos,  o resulta que no necesitamos algo que pensábamos necesitar. ¿Cómo ha usted experimentado la provisión de Dios en su vida de maneras inesperadas?  Piense en todas las provisiones de Dios para usted y su familia y tenga un tiempo de acción de gracias con su familia.

6. Si usted se encuentra en deuda, haga una lista de los pasos en esta lección que usted va a implementar para salir de la deuda.

7.  ¿Qué cambios de estilo de vida puede hacer para vivir dentro de sus posibilidades?  Haga una lista y platique con su familia sobre estos cambios. Hagan el compromiso de no endeudarse.  

Las Referencias Rápidas de la Biblioteca de Claves Bíblicas para Consejería de Hope For The Heart proveen verdades bíblicas concisas para los problemas actuales.
Para mayor información sobre este tema pida la Clave Bíblica:
Libertad financiera: Principios para administrar el dinero sabiamente.” 
Si desea más información, llame al 1-800-488-HOPE (4673) o visite
www.hopefortheheart.org / www.esperanzaparaelcorazon.org / P.O. Box 7, Dallas, TX 75221
Nuestros representantes le atenderán con gusto.
Todas las citas están tomadas de la Versión Reina Valera Revisión . ©  Sociedades Bíblicas Unidas Todos los derechos reservados. © 2006 HOPE FOR THE HEART