Recursos ObreroFiel Logo (with Tag) Long (1).jpg

¿Por qué es importante dar gracias a Dios?

respuesta:

La Biblia está llena de mandamientos para dar gracias a Dios (Salmo 106:1; 107:1; 118:1; 1 Crónicas 16:34; 1 Tesalonicenses 5:18).  La mayoría de los versículos continúan enumerando las razones por que debemos darle gracias, como " para siempre es su misericordia" (Salmo 136:3), "… él es bueno" (Salmo 118:29), y "para siempre es su misericordia" Salmo 100:5).  Acción de gracias y alabanza siempre van juntos.  No podemos alabar y adorar adecuadamente a Dios sin estar agradecidos.

Sentir y expresar nuestro aprecio es bueno para nosotros.  Como cualquier padre sabio, Dios quiere que aprendamos a estar agradecidos por todos los dones que él nos ha dado (Santiago 1:17).  Es en nuestro mejor interés que se nos recuerde que todo lo que tenemos es un regalo de él.  Sin gratitud, nos volvemos arrogantes y egocéntricos.  Comenzamos a creer que hemos logrado todo por nuestra cuenta.  La gratitud mantiene nuestros corazones en relación correcta con el Dador de todos los dones buenos.

Dar gracias también nos recuerda cuánto tenemos.  Los seres humanos somos propensos a la codicia.  Tendemos a centrarnos en lo que no tenemos.  Al dar continuamente gracias, nos recuerdan cuánto sí tenemos.  Cuando nos centramos en las bendiciones en lugar de deseos, somos más felices.  Cuando empezamos a agradecer a Dios por las cosas que solemos dar por sentado, nuestra perspectiva cambia.  Nos damos cuenta de que ni siquiera podríamos existir sin las bendiciones misericordiosas de Dios.

Primera de Tesalonicenses 5:18 dice, "Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús".  Debemos estar agradecidos no sólo por las cosas que nos gustan, sino por las circunstancias que no nos gustan.  Cuando intentamos dar gracias a Dios por todo lo que él permite que entre en nuestras vidas, mantenemos la amargura a raya.  No podemos ser agradecidos y amargos al mismo tiempo.  No le agradecemos por el mal, sino que él nos sostiene a través de él (Santiago 1:12).  No le agradecemos por el daño que él no causó, sino que le damos gracias cuando él nos da la fuerza para soportarlo (2 Corintios 12:9).  Le damos gracias por su promesa de que "todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28).

Podemos tener corazones agradecidos hacia Dios aun cuando no nos sentimos agradecidos por la circunstancia.  Podemos lamentarnos y seguir agradecidos.  Podemos estar heridos y todavía ser agradecidos.  Podemos estar enojados con el pecado y ser agradecidos con Dios.  Eso es lo que la Biblia llama un "sacrificio de alabanza" (Hebreos 13:15).  Dar gracias a Dios mantiene nuestros corazones en relación correcta con él y nos salva de una serie de emociones y actitudes dañinas que nos roban la paz que Dios quiere que experimentemos (Filipenses 4:6-7).

GotQuestions - Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda