Recursos ObreroFiel Logo (with Tag) Long (1).jpg

¿Qué dice la Biblia acerca de la gestión del tiempo?

respuesta:

La gestión del tiempo es importante debido a la brevedad de nuestras vidas.  Nuestra estancia terrenal es significativamente más corta de lo que estamos inclinados a pensar.  Como David tan acertadamente señala, " Hazme saber, Jehová, mi fin, Y cuánta sea la medida de mis días; Sepa yo cuán frágil soy.  He aquí, diste a mis días término corto, Y mi edad es como nada delante de ti; Ciertamente es completa vanidad todo hombre que vive. "(Salmo 39:4-5).  El apóstol Santiago se hace eco de esto: "… Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece." (Santiago 4:14b).  De hecho, nuestro tiempo en la tierra apenas se registra en la eterna pantalla de radar.  Para vivir como Dios quiere que vivamos, es esencial que hagamos el mejor uso posible de nuestro tiempo asignado.

Moisés ora: "Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría" (Salmo 90:12).  Una buena manera de ganar sabiduría es aprender a vivir cada día con una perspectiva eterna.  Nuestro Creador ha puesto la eternidad en nuestros corazones (Eclesiastés 3:11).  Saber que tendremos que dar cuenta a Aquel que nos da tiempo debe motivarnos a usarlo bien.  C. S. Lewis entendió esto: "Si usted lee la historia, encontrará que los cristianos que hicieron más por el mundo actual eran sólo los que pensaban más del próximo".

En su carta a los Efesios, Pablo advirtió a los santos: "Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos." (Efesios 5:15-16).  Vivir sabiamente implica usar nuestro tiempo con cuidado.  Saber que la cosecha es grande y los obreros son pocos, y que el tiempo disminuye rápidamente, debería ayudarnos a aprovechar mejor nuestro tiempo para ser testigos.

No hay duda de que las responsabilidades y presiones de este mundo gritan por nuestra atención.  La miríada de cosas que nos jalan en diferentes direcciones hace que sea demasiado fácil que nuestro tiempo sea tragado por menores asuntos mundanos.  Esos esfuerzos que tienen valor eterno, entonces, a menudo sean pospuesto para otro día.  Para evitar perder el enfoque, necesitamos priorizar y establecer metas.  Además, a la medida posible, necesitamos delegar.  Recordemos cómo el suegro de Moisés, Jetro, le enseñó sabiamente a delegar parte de su pesada carga de trabajo (Éxodo 18:13-22).

En cuanto a nuestra ética de trabajo, debemos recordar que Dios hizo toda su obra en seis días y descansó en la séptima.  Esta relación entre el trabajo y el descanso arroja luz sobre las expectativas de nuestro Creador en relación con nuestra propia ética de trabajo.  Proverbios 6:10-11 revela el desdén del Señor por el comportamiento perezoso: " Un poco de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo; Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre armado." (vea también Proverbios 12:24; 13:4; 18:9; 20:4; 21:25; 26:14).  Además, la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30) ilustra la tragedia de la oportunidad desperdiciada, así como la importancia de trabajar fielmente hasta que el Señor venga.

Necesitamos poner nuestro enfoque en lo que es eterno en oposición a los placeres fugaces de este mundo pasajero.  En consecuencia, debemos avanzar con diligencia y propósito divino a medida que los cursos de nuestra vida avanzan hacia la meta final de Dios.  Debemos lograr todo lo que podamos con el tiempo que él nos ha dado.  Seremos eternamente recompensados por invertir nuestro tiempo en buenas obras (1 Corintios 3:14).  Debemos vivir como si cada minuto cuenta - porque realmente así es.

GotQuestions - Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda