Creando una declaración personal de su misión

Parte 5

Paso 2: Escriba su declaración de misión

Una declaración personal de su misión es una breve descripción de lo que desea enfocar, lo que quiere lograr y en quién usted quiere convertirse en un área particular de su vida durante los próximos uno a tres años. Es una manera de enfocar su energía, acciones, comportamientos y decisiones hacia las cosas que son más importantes para usted.

Debe tocar áreas sobre las cuales usted desea centrarse y en quién usted desea convertirse (sus características) en esta parte de su vida. Piense en acciones específicas, comportamientos, hábitos y cualidades que tendrían un impacto positivo y significativo en su vida durante los próximos uno a tres años. Crea una declaración de la misión que le guiará en sus acciones cotidianas y decisiones. Manténgala de manera sencilla, clara y relativamente breve, de unas pocas frases a un par de párrafos.

Una declaración de misión bien escrita debe responder a estas preguntas básicas.

  1. ¿QUÉ está haciendo actualmente para cumplir su misión?
  2. ¿A BENEFICIO DE QUIÉN lo está haciendo?
  3. ¿CÓMO está haciendo lo que hace actualmente?

Ejercicio de aprendizaje #12: Vea la hoja de trabajo y escriba su declaración de misión.

Defina metas específicas para la declaración de misión

Al ver su declaración de misión, ¿cuáles son algunos objetivos relacionados a las metas que desea lograr en su vida?

Ejercicio de aprendizaje #13: Crea metas para su declaración de misión.  

1. Comience enumerando las cuatro áreas que componen una vida equilibrada (mental, física / emocional, espiritual y relacional). En cada una de estas áreas determine qué debe hacer usted para que su misión sea cumplida.

a.     Mental

b.     Física / emocional

c.     Espiritual

d.     Relacional

2. En el lenguaje meta de CREMA escriba al menos una meta clave relacionada con la forma en que siente que Dios le está invitando a cumplir en su vida hoy para poder realizar su misión.

Nota: Una meta CREMA es:

a.      Cronometrada, con un tiempo de inicio y un final claro;

b.      Resultados, orientada a los resultados, responde a la pregunta “¿por qué?”;

c.      Específica, intencionada y directa;

d.     Medible, se puede medir;

e.     Alcanzable, dentro de su alcance y posible.

 

Revise su declaración de misión periódicamente

Es un hecho comprobado que cuanto más frecuentemente revise su declaración de misión, mayor será el potencial de éxito de su cumplimiento. Cuantas más veces la revise, menos tiempo tarda en cumplirla y hacer los cambios necesarios. Una buena meta a considerar es una frecuencia de cuatro veces al año. También es aconsejable programar formalmente las revisiones, haciéndolas una parte de sus responsabilidades personales y/o ministeriales.