La vulnerabilidad de los líderes

Lección 3: Reduciendo su propensión al pecado como líder

1. Identificar sus escenarios únicos y recurrentes que crean momentos oportunos para que el enemigo ataque. Si Jesús tuvo momentos oportunos, probablemente también los tenga usted. Tómese un momento para reflexionar sobre sus ciclos de liderazgo semanales y mensuales.  Busque los vínculos comunes con respecto a sus ventanas de vulnerabilidad. Piense en los tiempos en el pasado cuando ha estado bajo ataque.  ¿Hay algún patrón?  Simplemente la identificación de estos posibles momentos kairos quitará la "sutileza" del ataque. Eso puede ser la mitad de la batalla.

2. Modifique sus "límites de comportamiento" para aquellos incrementos predecibles en su propención al pecado. Como ya he mencionado, después de mi última responsabilidad ministerial en un viaje de conferencia, mi enfoque cambia de la concentración sobre las tareas ante mí a un deseo de llegar a casa.  En ese proceso de transición mental y emocional puedo pasar por una ventana de vulnerabilidad a una variedad de tentaciones.  He aprendido a modificar mi comportamiento en un esfuerzo por despojar las posibles fuentes de ataque.  Yo minimizo la navegación de canales en el hotel y no me quedo en los quioscos de los aeropuertos donde es probable que me bombardeen con imágenes que en otras circunstancias podrían no ser tan tentadoras.

3. Alertar a un compañero a quien le rinda cuentas de los momentos oportunos que son predecibles y repetibles. No pelee solo estas batallas.  Su voluntad de arrepentirse ante Dios y confesar a un seguidor de Cristo de confianza es una fórmula para la libertad duradera.  Dele permiso a su pareja para que le ayude regularmente con conversaciones específicas y directas de rendición de cuentas.  Si usted no tiene un socio de responsabilidad en quien usted puede confiar con este nivel de autenticidad y honestidad, usted es ingenuo, temerario o ambos.

4. Cultive un equipo de oración que sea proporcional a su plataforma de influencia. Cuanto más alto se mueva por la escalera de liderazgo, más estará expuesto a ataques espirituales.  Llegará el momento en que necesitará más apoyo de oración de lo que puede proporcionar por sí mismo.  Asuma la responsabilidad de movilizar a otros para orar con usted y por usted.  Cimente un ambiente de confianza y compartir con su equipo lo suficiente para permitirles orar específicamente.

 

Preguntas para aplicación y reflexión

1. ¿Cuál de estas sugerencias encuentra de más ayuda?

 

2. ¿Está su nivel de influencia como líder en un punto en que usted necesita considerar desarrollar un equipo de intercesores que estén a su lado?  Hable con otros líderes a su alrededor e investigue cómo han lidiado con la necesidad de un mayor apoyo de oración.

 

3. Considere compartir este artículo con varios de sus compañeros y discutir las implicaciones para cada uno de ustedes en esta etapa de su trayecto en el liderazgo.  Busque ideas para fortalecer sus relaciones de responsabilidad.