Transición: encontrarle sentido a los cambios de la vida

lección 8: Consejos para manejar las transiciones. Parte 2

Se dice que la actitud lo es todo.  El dicho continúa, “Diez por ciento de la vida es lo que te sucede.  El otro 90% es cómo respondes a lo que te sucede.” Cierto o no, la verdad es que al cambiar nuestras percepciones y actitudes podemos cambiar los resultados que tengan las transiciones en nuestras vidas.  Una actitud positiva nos puede llevar muy lejos en nuestra jornada por la zona neutral.

Regla número 3: Recuerde ver las transiciones como una parte natural  de la vida y como jornadas que nos proveen oportunidades únicas y desafiantes para el crecimiento.

Las transiciones son una parte del orden natural de la  vida. Se asimilan al orden natural  de las estaciones  en que hay un verano, otoño e invierno (tiempo en barbecho) y  ocurre un nuevo crecimiento en la temporada de primavera. Su duración depende de la naturaleza de los eventos sucediendo dentro de la transición que está ocurriendo en ese momento.

Pudiera durar algunos momentos  o inclusive  perdurar por años. Será compuesto de elementos que son ambos positivos y negativos.

Las transiciones también pueden ser una época de espera la cual permite tiempo para reflexión, evaluación y el crecimiento personal. Nos permiten pensar con creatividad y efectuar el cambio profundo en nuestras vidas.

Es la falta de claridad y proceso, y el caos que esto conlleva  lo que permite la “zona neutral” donde más fácilmente se acepten las ideas nuevas.  Cuando todo está funcionando de forma normal y  sin problemas puede ser casi imposible considerar las nuevas ideas o mejorar la forma de hacer las cosas.   Sin retos,  una organización puede lentamente y sin saberlo,  alejarse de sus metas y perder su  vitalidad e impacto. La transición debe ser  vista como una oportunidad  para hacer algo nuevo e interesante– y para perseguir la meta que anhelamos con energía y valor.

Es el trayecto difícil el que produce el cambio profundo  dentro de una organización así como en los individuos  que forman parte de ella.  Si los cambios más importantes no se realizan, tanto en la organización como en sus miembros,  el cambio está  destinado a tener poco impacto  perdurable.

Regla número 4: Acepte el nuevo comienzo que se le presenta con valentía, creatividad y propósito.

El primer paso puede ser aclare el propósito que subyace este nuevo comienzo. El propósito de Dios en sacar a Israel de Egipto era darles la libertad y un nuevo hogar en la tierra prometida. ¿Cuál es su propósito para usted en este cambio?  Defínalo.

Crea una imagen de lo que será este nuevo comienzo. ¿Cómo  se mira la tierra prometida? ¿Cómo  será la vida para nosotros como  familia en nuestro nuevo hogar y en mi nuevo trabajo? En pareja o en familia tomen tiempo para “soñar.” ¿Qué cambios positivos les gustaría hacer?  Hagan nuevas metas para sus vidas.  ¿Qué quieren que Dios obre en sus vidas en su nueva situación?  

Desarrolle el plan y los pasos de acción necesarios para realizar su nuevo comienzo. Al desarrollar este plan, defina lo cuál su rol específico.  ¿Cómo podrán cumplir sus sueños, hacer los cambios deseados y llegar a sus metas?

Comprométanse el uno con el otro como familia o pareja, que con la ayuda de Dios, mantendrán una actitud positiva ante los cambios.  Así como Josué y Caleb que dijeron, “los retos son grandes, pero nuestro Dios es más grande,” enfrenten cada reto con fe y confianza en Dios.  Pídale a Dios que en esta nueva oportunidad, su vida lleve aún más fruto que antes.

Ejercicio de aprendizaje:

Escriba una oración dándole gracias a Dios por el tiempo de transición.  Pídale la perspectiva correcta en el proceso.

Tome un tiempo para contestar algunas de las preguntas planteadas bajo la regla número 4:

  • Aclare y defina su propósito para el cambio

 

  • ¿Cómo será la vida en su nueva situación?

 

  • ¿Qué cambios desea hacer?

 

  • ¿Qué metas nuevas quiere poner?

 

  • ¿Cuáles son los pasos que necesita tomar para hacer los cambios y llegar a sus metas?

 

  • ¿Necesita Dios hacer un ajuste a su actitud?

 

  • ¿Qué es lo más importante que ha aprendido por medio de este estudio?

 

  • ¿Cómo lo está aplicando a la vida real?