La transformación hacia la imagen de Cristo

Lección 3: Progresar hacia la meta

Para progresar hacia una meta hay 4 componentes importantes:

  1. Definir la meta y mantenerla en vista.

  2. Especificar los pasos necesarios para llegar a la meta

  3. Implementar los pasos, usando todos los medios necesarios para hacerlo

  4. Evaluación periódica para asegurarse que no se desvíe de la trayectoria.

Abajo proporcionamos una herramienta de evaluación que usted puede usar para analizar más claramente lo que Dios quiere que haga, intencionalmente, para cooperar con su obra de cambio.  Cuando el Espíritu Santo identifique un pecado que usted debe huir y una virtud que debe seguir en su lugar, se recomienda que haga un estudio de la Escritura semejante al que hizo sobre el orgullo y la humildad en la lección 2.  Después puede usar esta herramienta de evaluación para especificar los pasos que quiere tomar y para empezar a implementarlos. Evalúese periódicamente usando estas preguntas

 

HERRAMIENTA DE EVALUACIÓN PARA LA TRANSFORMACIÓN

Describa de la mejor manera posible qué actitud del corazón, del habla y / o conducta debe tener para complacer a Dios.  ¿Qué cree que debe hacer, con la habilitación del Espíritu Santo, para cooperar con Dios en los cambios que quiere hacer en su corazón y vida?  Considere los medios de que hablamos.  Considere la siguiente lista de las formas en que Dios trabaja para cambiarnos y en las que podemos participar.  ¿Cómo puede usted involucrar más significativamente su corazón en éstos?  Escriba sus decisiones y planes:

1.     Escuche a Dios frecuentemente y con atención a través de las Escrituras, reflexionar adecuadamente y responder adecuadamente a él con oración y decisiones de obediencia -la práctica de la relación. Salmo 1:2-3; Santiago 1:21-25

¿Qué puedo hacer para reflexionar más cuidadosamente y responder a la Escritura de manera más significativa y más obediente?

 

2.   Sature su mente y su corazón con las obras de Dios en la cruz y en el momento de la salvación, siendo motivados por la gracia y confiando en las provisiones de Dios para la santificación.  Juan 14:15, 21; 1 Juan 4:9-10; Romanos 6:1-4. Efesios 1:3-14; 1 Pedro 1:3-9.  Observe cómo Pablo nos anima sobre las asombrosas bendiciones de nuestra salvación como base para decirnos nuestras responsabilidades.  Recordemos que en la cruz Cristo nos liberó del dominio del pecado y en la salvación Dios nos dio una increíble identidad y el Espíritu Santo que mora en nosotros.  ¿Qué puedo hacer para aumentar mi confianza en estas realidades cuando me enfrento a desafíos diarios?

 

3.  Cultive su relación con Dios - fortalezca las conexiones del corazón.  Marcos 12:30; Romanos 12:1; Salmo 51:17; Juan 15:5  ¿Cómo puedo crecer y profundizar los siguientes aspectos de mi caminar personal con Dios?

  • Amor por Dios: el motivo supremo que nos mueve a ser leales y obedientes.
  • Sumisión a Dios: humilde compromiso con él y su voluntad.
  • Confesión a Dios con arrepentimiento, el corazón humilde y contrito.
  • Dependencia de Dios: la postura del corazón que reconoce la gran necesidad de Dios.

 

4.  Persevere en la oración, centrado en cambios específicos. Mateo 26:41; Colosenses 1: 9-12. ¿Qué plan seguiré para orar constantemente para que Dios trabaje esto y otros cambios en mí?

 

5. Busque y responda a los ministerios bíblicos de otros creyentes-Dios motivando y guiando a través del cuerpo de Cristo.  Hebreos 10:24-25; Efesios 4:16; 1 Pedro 4:10-11.  ¿Qué debo hacer para buscar y aprovechar el ministerio de otro creyente (o creyentes) con respecto a los cambios que Dios quiere hacer en mi corazón y en mi vida?

 

6. Responda bíblicamente a los desafíos de la vida.  Dios forma el corazón por las experiencias difíciles.  Santiago 1:2-4; Romanos 5:1-5; Hebreos 11:1-6.  Toda obediencia y aceptación de la voluntad de Dios será un paso hacia el cumplimiento de sus propósitos en nosotros.  ¿Cómo debo responder más bíblicamente a las pequeñas frustraciones y las pruebas que cambian la vida?

 

7.  Obedezca al Señor según su palabra y la dirección del Espíritu Santo, dependiendo de su habilitación,  escogiendo y haciendo la voluntad de Dios por su gracia.  Romanos 8:14; Gálatas 5:16, 22-23. ¿Qué es lo que el Espíritu Santo me lleva a hacer o a decir a alguien que me llevará a resistir el pecado o a cultivar la virtud en la que me enfoco?  ¿Cómo puedo ser más sensible a su liderazgo cada día?

 

8.  Servir a Dios y a los demás, creciendo mientras glorificamos a Dios y bendiciendo a otros.  Marcos 10:45; 12:31; 1 Timoteo 6:11-12; 2 Timoteo 2:1-2; 4:1-8.  El crecimiento y cambio en Pedro, Pablo, Timoteo y otros testifica de los efectos del servicio.  Una clave para el crecimiento a través del servicio siendo motivado por el amor genuino y lleno de verdadera humildad.  ¿Qué debo hacer para dar el siguiente paso en servir genuinamente a Dios y a los demás?

 

9.  Desconfiar de nuestra sabiduría y habilidad y depender desesperadamente de la dirección y capacitación de su Espíritu.  Juan 15:5; 1 Corintios 3:3; 4:7; 15:10; Gálatas 5:16, 22-23.  ¿Qué puedo hacer para aumentar mi dependencia genuina de Dios?