La transformación hacia la imagen de Cristo

Introducción

Objetivos de aprendizaje

  1. Ser intencional con respecto a la transformación hacia la imagen de Cristo.

  2. Rebuscar en la Escritura una mejor comprensión de un pecado específico y las características de la virtud correspondiente con su fruto.

  3. Rebuscar en la Escritura los métodos / medios que Dios usa para producir este cambio en el creyente.

  4. Ser guiados por el Espíritu Santo para discernir las necesidades personales de cambio y tomar pasos bíblicos para cooperar con Dios en el proceso de transformación.

 

Introducción

Creo firmemente que la transformación hacia la imagen de Cristo debe ser la preocupación primordial de un creyente.  El plan de Dios es cambiar al creyente para que su vida le traiga más gloria.  Tanto está en juego, incluyendo la unidad y eficacia de la iglesia y su alcance a un mundo que necesita ver a Cristo en su pueblo.  Los temas que abordaremos en este curso nos devuelven a los "fundamentos" al considerar aspectos de la vida de un cristiano que madura y es transformado progresivamente.

En esta aventura con Dios un creyente busca y espera el cambio.  Al cooperar con Dios, abriendo su corazón a su obra, el Espíritu Santo transformará progresivamente los motivos, las actitudes, la conducta, las relaciones y el servicio.  El poder divino de Dios nos ha concedido todo lo relacionado con la vida y la piedad (2 Pedro 1:3).  Él ve su deseo de cambio, observa nuestro progreso, anima al cristiano y anhela ver las cualidades de su Hijo en cada uno.

Los siguientes son algunos de los principios básicos de la santificación progresiva.

  • La Biblia es el manual, la guía y un medio primario de santificación progresiva. 2 Pedro 1:3-7; Salmo 1:2-3; 2 Timoteo 3:16-1

  • El propósito de Dios es transformar al creyente a la imagen de Cristo.  Dios mueve al creyente hacia este objetivo durante su vida y su obra se perfecciona cuando estamos con él.  Romanos 8:29; 2 Corintios 3:18; Gálatas 4:19; Efesios 4:13; 1 Juan 2:3

  • La santificación progresiva apunta principalmente al corazón de la persona, que a su vez guía sus actitudes, motivos, metas, habla y conducta.  Colosenses 3:3-4:6; Efesios 4; Filipenses 4:4-13

  • La transformación es un fruto de la relación viviente del creyente con Dios a través de Cristo: el amor del cristiano para con Dios y el deseo de complacerlo, su sumisión a Dios y su voluntad, su confesión y rechazo del pecado, su confianza en las obras liberadoras de Dios y su dependencia radical del liderazgo y capacitación del Espíritu Santo.  Marcos 12:30; Mateo 5:6; Romanos 12:1-2; Salmo 51:17; 1 Corintios 4:7; Juan 15:5

  • El mayor obstáculo para la santificación progresiva es la naturaleza pecaminosa del creyente, caracterizada por un espíritu de autonomía, egocentrismo, auto-glorificación y autosuficiencia.  Romanos 7:18; 9:5-13; Gálatas 5:16-21

  • Las obras bondadosas y asombrosas de Dios en la muerte y resurrección de Jesucristo y en la salvación del creyente deben motivarlo fuertemente hacia la obediencia y el cambio, y estas obras liberadoras de Dios hacen posible el cambio, incluyendo la capacitación del Espíritu Santo que mora en su interior.  1 Juan 4:19, 9-10; Juan 14:15, 21; Romanos 6:1-6; 8:9; Gálatas 5:16-17; 22-23

  • Se le ordena al creyente que se involucre intencionalmente y diligentemente en el proceso de cambio.  Romanos 12:2; Efesios 4:25-5:2; 2 Pedro 1:5-7; 1 Timoteo 6:1; 1 Corintios 9:24-27

  • El motivo supremo que impulsa al creyente hacia la obediencia y el cambio es el amor de Dios por él y su respuesta de amor a Dios, lo que lo mueve a buscar la gloria de Dios sobre todo. Marcos 12:30; Juan 14:15, 21; 21:15-17; 1 Corintios 10:31

 

Tarea de aprendizaje 1

Reflexione sobre el progreso hacia la imagen de Cristo que usted ha visto en su vida desde que conoció al Señor como Salvador.  


¿Cómo puede uno saber si está progresando hacia la meta?  ¿Usted usa alguna herramienta de evaluación para discernir su progreso?


Reflexione sobre el papel del Espíritu Santo y el papel del creyente en la transformación.  
 

¿Cuándo debemos confiar y descansar en Dios y cuándo debemos “poner todo el esfuerzo...”?   


¿Qué ve en la Escritura que nos lleva a ser intencionales y diligentes con respecto al cambio en nuestras vidas?