Una perspectiva bíblica del silencio y soledad

Lección 4: ¿Por qué practicar el silencio y la soledad? Parte 2

Para refrescarse física, emocional y espiritualmente

El ritmo de la vida y las demandas de hoy afectan a los que están involucrados en el ministerio, incluso si uno es joven y saludable. Más de 50 hombres y mujeres cada día en los Estados Unidos que dejan el ministerio por agotamiento físico, emocional y espiritual. Pastorear o servir en una posición formal en una iglesia local se ha convertido en uno de los trabajos más exigentes en el ministerio. Las expectativas sobre los pastores y del personal de la iglesia están fuera de control, y aquellos que no las alcanzan pueden encontrarse buscando otra iglesia o cerrándola. Estas presiones siguen formando radicalmente a la cultura de la iglesia tanto en los Estados Unidos como en otros países. Demasiadas personas que sirven a Dios creen que Él espera que trabajen hasta el agotamiento. Cuando pastores o misioneros se reúnen, son rápidos en afirmar lo ocupados y cansados que están. Si alguno de ellos diga algo menos, se sospecha que le falta compromiso o pasión por la obra de Dios.

En el Evangelio de Marcos vemos a Cristo y a los discípulos inmersos en el ministerio, hasta el punto de que ni siquiera había tiempo para comer. Al observar la situación, Jesús reconoció la necesidad de alejarse del ruido y las exigencias del ministerio para que pudieran refrescarse. “Entonces Jesús les dijo, "Vayamos solos a un lugar tranquilo para descansar. Lo dijo porque había tanta gente que iba y venía que Jesús y los apóstoles no tenían tiempo ni para comer". (Marcos 6:31) [NTV] ¿Con qué frecuencia nos encontramos en la misma situación y, sin embargo, luchamos para darnos permiso a nosotros mismos para buscar descanso y refrigerio? Si Jesús mismo reconoció esta necesidad, no tenemos excusa si no seguimos el modelo de nuestro Señor.

Tarea de aprendizaje 4:

Se ha dicho que hay veces en que la cosa más sagrada que uno pudiera hacer sería tomar una siesta.  Ciertamente Jesús siempre hacia la voluntad de Dios, y aun él tomó una siesta en el barco (Mateo 8:24).

1.     ¿En su propia experiencia, le resulta difícil alejarse del ministerio y descansar? ¿Por qué? O ¿Por qué no?

 

2.     ¿Cómo cree que Jesús determinó que era necesario que Él y los apóstoles se escaparan, sabiendo que las necesidades de las multitudes quedarían insatisfechas?

 

3.     ¿Cuál es el secreto para no sólo alejarse para descansar, sino realmente descansar?

 

Use su imaginación para este ejercicio. Si le es da ayuda, anótelo como una narración. Imagínese que Jesús viene de visita y lo(a) va a acompañar en su ministerio por unos días. Visualice todas las actividades que harían a lo largo del día.  Ahora, ¿puede oír su voz diciéndole, “vayamos solos a un lugar tranquilo para descansar.”  ¿A dónde irían? ¿Cómo pasarían ese tiempo?  ¿Qué sentiría después de ese tiempo a solas con Cristo?

 

Buscar con propósito la voluntad de Dios

Hay decisiones y encrucijadas que se presentan en puntos críticos de nuestras vidas que hacen imperativo que busquemos la soledad y el silencio. Jesús demostró la importancia de este principio en Lucas capítulo seis. “Por esa misma hora (Jesús) subió a una montaña para orar. Estaba allí toda la noche en oración ante Dios. Al día siguiente convocó a sus discípulos; desde ellos escogió a doce que designó como apóstoles”. (Lucas 6:12-13) [el Mensaje] Sin duda, Jesús reconoció la importancia de la decisión que estaba a punto de hacer en la elección de los apóstoles. Se escapó para que, en silencio y soledad, pudiera buscar la voluntad de su Padre.

Hay ejemplos a lo largo de la historia de personas que enfrentaron el peso de las decisiones que cambiarían sus vidas, y que fueron impulsadas a buscar a Dios a solas y en el silencio. Uno de esos ejemplos es Hudson Taylor, quien, abrumado por las posibilidades futuras de ministerio en la China, encontró la voluntad de Dios en el silencio y la soledad en una noche de verano. Él escribió lo siguiente.

"¡Pues, si obedecemos al Señor, la responsabilidad recae en Él, no en nosotros! Tú, Señor, tendrás toda la carga. Ante tu voluntad, yo - como tu siervo - voy adelante, dejando los resultados contigo". Después dijo, recordando la liberación de aquella hora "Me alejé de las arenas (de la playa) con tranquilidad… El conflicto terminado, todo fue alegría y paz. Me sentí como si pudiera subir la colina a la casa del señor Pearse. ¡Y cómo dormí esa noche! Mi querida esposa pensó que el pueblo de Brighton había hecho maravillas para mí; y así lo había hecho." 2

Fue en esta noche que nació la sociedad misionera “Overseas Missionary Fellowship”, y esa fue destinada a ser muy usada por Dios.

Tarea de aprendizaje 5:

Responde a las siguientes preguntas:

1. ¿Por qué son el silencio y la soledad importantes en el discernimiento de la voluntad de Dios?


 

2. ¿Cuáles son algunos pasos que ha utilizado para poner este principio en práctica en su propia vida?


 

3. ¿Cómo explicaría a alguien que busca la voluntad de Dios cómo hacer esto?

 

 

Para enfocarse en las otras disciplinas espirituales

Es durante esos tiempos que se pueden maximizar las disciplinas, como el aprender y escribir en un diario. Otra práctica común durante el silencio y la soledad es la del ayuno. Estas disciplinas proporcionan la energía enfocada que se necesita para la reflexión y la meditación sobre las escrituras y el ministerio. Lejos del ruido de la tecnología y la gente, Dios nos puede dirigir de maneras que, de otra forma, podrían perderse.

En La Hora Silenciosa, Austin Phelps escribió: “Se ha dicho que ningún gran trabajo de la literatura o de la ciencia fue forjado por un hombre que no amaba la soledad. Podemos establecer como un principio elemental de la religión, que ningún gran crecimiento en la santidad se ha conseguido alguna vez por una persona que no tomó a menudo largos tiempos a solas con Dios.” 3