¿Qué dice la Biblia sobre el resentimiento?

Respuesta

Ressentir es una palabra francesa antigua, que significa literalmente "sentimiento intenso".  En español, es resentirse, y se refiere a sentir dolor e indignación debido a la injusticia o insulto.  Las personas pueden sentirse resentidas cuando son engañadas, robadas o les han mentido.  El resentimiento es a menudo una reacción al ser insultado o tener sus errores o debilidades expuestos.  El resentimiento puede ser dirigido a una acción, una declaración o una persona-a menudo, una figura de autoridad, tal como un padre, un maestro, o Dios.  El resentimiento es la forma más vulgar y menos legítima del enojo.  Todo es emoción y no fuerza.

El resentimiento puede ser provocado por el trato injusto percibido por otra persona.  Podría ser una injusticia, como no conseguir una promoción merecida, o podría ser un insulto.  De cualquier manera, el resentimiento se deriva de un amor por las cosas del mundo y una falta de fe en Dios y su plan.  Es legítimo reconocer un trato injusto, e incluso hacer algo al respecto.  Pero no es útil revolcarse en sentimientos de ira auto-justificada.  La Biblia no se ocupa con el honor del orgullo humano.  Una respuesta emocional intensa a un insulto que de otra manera sería inofensivo puede mostrar una falta de madurez espiritual y un amor por uno mismo (Mateo 5:38-39).  Cuando David huyó de Jerusalén, se enfrentó con las maldiciones e insultos de Simei (2 Samuel 16:5-8).  En lugar de responder con resentimiento hacia Simei-y en lugar de matarlo, como era el derecho del rey (versículo 9) -David eligió el camino de la humildad.  Sus palabras son asombrosas: "Si él así maldice, es porque Jehová le ha dicho que maldiga a David.  ¿Quién, pues, le dirá: ¿Por qué lo haces así?" (Versículo 10b).  David evitó sentimientos de resentimiento viendo la situación como del Señor.

Otras veces, la gente siente resentimiento cuando Dios permite u orquesta una injusticia en el curso del ministerio.  Si servimos a Dios, debemos ser tratados con justicia -o eso es lo que pasa con la lógica.  Pero entonces tenemos el ejemplo de Elías, que se enfrentó con muchas dificultades, aunque era un fiel servidor del Señor (1 Reyes 19:10).  Por no hablar de Job.  Jesús nos advirtió de la injusticia en este mundo caído: "Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros." (Juan 15:18).  El saber que la injusticia es un hecho de la vida debe eludir el resentimiento en nuestros corazones, así como debe mantener nuestros ojos en la meta.  El ser tratado injustamente es doloroso, pero nuestras recompensas celestiales compensarán más que nada (Mateo 5:11-12; 6:19-21).

Otra situación que puede fomentar el resentimiento es cuando somos deshonrados por el pecado personal.  Ser acusados de un fracaso del que somos inocentes es injusticia.  Ser acusados de pecado del que somos culpables puede traer vergüenza abrumadora y una buena cantidad de negación.  A veces la única manera en que Dios puede llamar nuestra atención a nuestro pecado es exponer nuestras faltas en público.  Como dice el refrán, "Él nos ama demasiado para dejarnos donde estamos."  Nos puede disgustar lo que Dios habla en nuestras vidas, pero el resentimiento no ayudará.  En cambio, cuando nuestros pecados nos han encontrado (Números 32:23), es vital admitir que estamos equivocados.  El orgullo humano no es nada comparado con el verdadero honor que recibimos cuando nos santifica (1 Tesalonicenses 5:23).

El resentimiento es una emoción pasiva y débil que no tiene lugar en la vida cristiana.  Si hay injusticia, debemos tratar con ella mediante la oración y la acción piadosa.  Si hay insulto, debemos concentrarnos en quiénes somos en Cristo y no poner demasiado valor en las palabras crueles de otros.  Si nos enfrentamos a la injusticia en el curso de nuestra obra para Dios, debemos aceptarla como es de esperar.  Y si Dios permite que seamos deshonrados por causa de la santificación, la mejor y menos dolorosa respuesta es arrepentirnos y permitir que él trabaje en nosotros.

GotQuestions - Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.