SpanishHorizontalTagline (6).jpg

Principios bíblicos para reducir el estrés y recobrar el equilibrio

Primera parte: Una consideración de cuestiones importantes

Introducción

El estrés es un hecho de la vida, es común para todo el mundo, un problema mayor afectando más gente cada año.  Sin embargo puede dar lugar a resultados que afectan la salud. La manera en que  interiorizamos el estrés  determinará su nivel de influencia sobre nosotros. Centrarse excesivamente sobre el estrés  favorece  el crecimiento  de dolor y problemas, y engendra más estrés.  Nos ciega a la posibilidad de salidas provechosas y felices.

Si sólo miro las dificultades en mi vida, acabaría emocionalmente abrumado, estresado, preocupado y deprimido.  Las emociones influyen en mi productividad, vitalidad y capacidad de tomar decisiones.  Al contrario, encauzar las situaciones estresantes con la Palabra de Dios reduce el estrés y trae mucha paz.  Es decir, hay que integrar las circunstancias concretas con aplicaciones bíblicas. Así puedo tomar decisiones objetivas (no reactivas), mejorar las relaciones personales, y abandonar estrategias destructivas.

No podemos eliminar o cambiar las situaciones estresantes. Pero sí, podemos cambiar como nos afectan. Dr. Ken Williams y su esposa nos ofrecen princípios bíblicos, soluciones prácticas, y experiencia propia auténtica.

Capítulo 1: El tema del estrés en la Biblia

Entendamos la terminología.

Estrés: Una reacción íntegra de una persona ante cualquier tipo de exigencia.

Elemento estresante: Cualquier demanda puesta sobre nosotros que ocasiona estrés.

La Biblia revela que el estrés afecta a una persona íntegramente, en su totalidad - espiritual, emocional, física, mental y socialmente.

Salmo 31:9 -11   9 Ten piedad de mí, oh SEÑOR, porque estoy en angustia; se consumen de sufrir mis ojos, mi alma y mis entrañas. 10 Pues mi vida se gasta en tristeza, y mis años en suspiros; mis fuerzas se agotan a causa de mi iniquidad, y se ha consumido mi cuerpo. 11 A causa de todos mis adversarios, he llegado a ser objeto de oprobio, especialmente para mis vecinos, y causa de espanto para mis conocidos; los que me ven en la calle huyen de mí.

La palabra “estrés” como tal no aparece en las traducciones bíblicas, pero el concepto surge en muchas ocasiones.

TÉRMINOS BÍBLICOS QUE REFLEJAN ESTRÉS

1. Situación:

  • Filipenses 4:11   No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.

2. Pruebas:

  • Santiago 1:2  Tened por sumo gozo,..... el que os halléis en diversas pruebas,
  • 1 Pedro 1:6  En lo cual os regocijáis grandemente, aunque ahora, por un poco de tiempo si es necesario, seáis afligidos con diversas pruebas,
  • 1 Pedro 4:12  Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo;

3. Tribulación:

  • Juan 16:33  Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo.

4. Fatigas:  

  • 1 Tesalonicenses 2:9  Porque recordáis, hermanos, nuestros trabajos y fatigas, cómo, trabajando de día y de noche para no ser carga a ninguno de vosotros, os proclamamos el evangelio.

5.  Debilidades:

  • 2 Corintios 12:10 Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

6.  Angustias:

  • 2 Corintios 6:4  sino que en todo nos recomendamos a nosotros mismos como ministros de Dios, en mucha perseverancia, en aflicciones, en privaciones, en angustias,

7.  Persecución:

  • Juan 15:20  Acordaos de la palabra que yo os dije: "Un siervo no es mayor que su señor." Si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros; si guardaron mi palabra, guardarán la vuestra.
  • 2 Corintios 12:10  Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
  • 2 Timoteo 3:12 todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos.

8.  Aflicción:

  • Job 36:15 El libra al afligido en medio de su aflicción, y abre su oído en tiempos de opresión.

9.  Sufrimiento/Padecimientos:

  • Filipenses 1:29  Porque a vosotros se os ha concedido por amor de Cristo, no sólo creer en El, sino también sufrir por El,
  • 1 Pedro 4:12  Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo;  13  antes bien, en la medida en que compartís los padecimientos de Cristo, regocijaos, para que también en la revelación de su gloria os regocijéis con gran alegría.

10. Presión:

  • 2 Cor. 11:28  Además de tales cosas externas, está sobre mí la presión cotidiana de la preocupación por las iglesias.

11.  Disciplina:

  • Job 5:17  He aquí, cuán bienaventurado es el hombre a quien Dios reprende; no desprecies, pues, la disciplina del Todopoderoso.
  • 1 Corintios 11:32  Pero cuando somos juzgados, el Señor nos disciplina para que no seamos condenados con el mundo.

INFORMACIÓN CLAVE SOBRE EL ESTRÉS

1. La cantidad total del estrés que experimentamos en un momento dado es acumulativa. Puede que la causa principal sea un solo asunto.  Pero el cúmulo, el aumento progresivo de estrés, resulta abrumador.

2. Los efectos del estrés se acumulan cuando uno no los resuelve por el poder y los recursos de Dios. El estrés, según el plan de Dios, goza del potencial de producir más perseverancia y madurez de carácter.  Esto resulta en una mayor capacidad para sobrellevarlo.  

Romanos 5:3-4; Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza;
Santiago 1:2-4 2 Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas...

3. Los recursos espirituales proveen un potencial sin medida para resolver el estrés de forma adecuada.

Mateo 11:28-30  28 Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Ver también Isaías 40:29 y 2 Corintios 4:7-18.

4. Manejamos mejor el estrés con apoyo mutuo (en grupo). Testimonio de Pablo en 2 Timoteo 1:16-18.

Aún cuando llevemos bien el estrés, suceden situaciones estresantes que causan angustia o sufrimiento.  Incluso, cuando se conoce el origen del problema, y entendemos  lo que conviene hacer y confiamos en Dios en oración, la ansiedad nos puede inquietar.

¿Qué puedo hacer hoy para reducir mi estrés?

Haga una cosa hoy para reducir el estrés.  Por ejemplo, sentarse por 30 minutos sencillamente relajado; o, meditar en el Señor.  Pídale al Señor que le muestre lo que Él quiere que haga.

En un cuaderno, diario, u hoja escriba por lo menos una cosa que quiere recordar y/o hacer. ¿Cómo puede aplicarla hoy?

Preguntas para estudio personal o en grupo

1. ¿Cuáles son las áreas en que se siente excesivamente estresado ahora? ¿Qué puede hacer de inmediato?  y  ¿qué hará  después al respecto?
 

2.  Basado en Hebreos 12:1-3

a. ¿Qué puede aprender en estos versículos  acerca de cómo llevar el estrés?

 

b.  ¿Cómo es Jesús un ejemplo para usted?

 

3.  Lea los siguientes versículos para descubrir los recursos disponibles para resolver el estrés. ¿Cuál va a comenzar a usar hoy?

Isaías 40:29

Mateo 11:28-30  

2 Corintios 4:7-18

2 Timoteo 1:16-1