SpanishHorizontalTagline (6).jpg

Principios bíblicos para reducir el estrés y recobrar el equilibrio

Segunda parte

Capítulo 6: DETENGA EL DOLOR

¿CÓMO MANEJA SUS EMOCIONES?

Me gozaré y me alegraré en tu amor inagotable porque tú has visto mi aflicción; has conocido las angustias de mi alma, Ten piedad de mí, oh SEÑOR, porque estoy en angustia; se consumen de sufrir mis ojos, mi alma y mi cuerpo. Salmos 31:7,9

Hay una enseñanza antibíblica que supone que las personas espiritualmente maduras no se enojan ni sienten dolor emocional cuando están bajo estrés.  Por el contrario, la Biblia deja claro que es normal sentir angustia.  No se necesita buscar ejemplos más allá de las palabras personales de David, Jesús y Pablo.

Palabras de Moisés en Números 11:4-15

Palabras de David en Salmos 6:1-7

Palabras de Jesús en Mateo 26:36-38

Palabras de Pablo en 2 Corintios 5:2-6

Uno de los objetivos de la angustia es conducirnos al Señor.

Salmos 119:67 Antes que fuera afligido, yo me descarrié, mas ahora guardo (sigo de cerca) tu palabra.

2 Cor. 1:9 De hecho, esperábamos morir; pero, como resultado, dejamos de confiar en nosotros mismos y aprendimos a confiar sólo en Dios, quien resucita a los muertos.

MIREMOS EL EJEMPLO DE JESÚS

Enojado  - Marcos 3:5  Y mirándolos en torno con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo* al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y su mano quedó sana.

Conmovido - Juan 11:33  Y cuando Jesús la vio llorando, y a los judíos que vinieron con ella llorando también, se conmovió profundamente en el espíritu, y se entristeció,

Angustiado Marcos 14:33 Y tomó* consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a afligirse y a angustiarse mucho.

Triste  Mateo 26:36-38 36 Entonces Jesús llegó* con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí mientras yo voy allá y oro.  37 Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse.  38 Les dijo: «Mi alma está destrozada de tanta tristeza, hasta el punto de la muerte. Quédense aquí y velen conmigo».

Temor reverente Hebreos 5:7 Cristo, en los días de su carne, habiendo ofrecido oraciones y súplicas con gran clamor y lágrimas al que podía librarle de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente;

Jesús tomó los siguientes pasos para manejar bien el dolor emocional y la angustia que experimentó cuando iba a la cruz.

  1. Se permitió a sí mismo sentir la angustia. Mateo 26:37; Juan 13:21
  2. La identificó claramente.  Mateo 26:38  Juan 12:27
  3. Expresó su angustia. Mateo 26:37,39
  4. Compartió su dolor con otros. Mateo 26:38,40-41; Juan 13:21
  5. Perdonó a los que le causaron su dolor. Lucas 23:34

¿Qué puedo hacer hoy para reducir mi estrés?

  • Siga los pasos de Jesús.
  • Siéntalo (experiméntelo) e identifíquelo.
  • Presente cada uno al Señor y expréselo a él.
  • Comparta sus angustias con alguien de confianza.
  • Comience a trabajar en perdonar a cualquiera que ha traído dolor a su vida.
  • Tome nota de un principio que ha aprendido y cómo desea aplicarlo en su vida.

Preguntas para estudio personal o de grupo

1.  Compare cómo usted maneja sus angustias cómo Jesús manejó las de él.  ¿Qué aprendió del ejemplo de Jesús?
 

2.  ¿Qué desea hacer diferente para ser más como Jesús en estas áreas?