SpanishHorizontalTagline (6).jpg

La ira y el perdón

Lección 5: ¿Por qué perdonar?

Hay muchas razones por las que debemos perdonar. Aquí hay seis de ellas.

  1. El perdón abre la puerta a la bendición, tanto para nosotros como para aquellos a quienes perdonamos (1 Pedro 3: 8-9).
  2. Debemos perdonar porque todos tenemos la necesidad de ser perdonados. No fuimos hechos para vivir con la culpa; es autodestructivo "¡Cuán bienaventurado es aquel cuya transgresión es perdonada, cuyo pecado está cubierto!" (Sal 32: 1). David continúa en ese pasaje para describir su depresión: los síntomas emocionales y físicos de un corazón no arrepentido que experimentó antes de arrepentirse de su pecado.
  3. Debemos perdonar porque hemos sido perdonados grandemente. Dios nos ha perdonado, y nuestro perdón es una extensión de la gracia que hemos recibido. La base de todo perdón es la obra de Cristo en la cruz. "Perdona como Cristo te perdonó" (Col 3:13). "Sean amables unos con otros, tiernos de corazón, perdonándose los unos a los otros, así como Dios en Cristo también los ha perdonado" (Efesios 5:32).
  4. El perdón elimina una barrera entre Dios y nosotros. Jesús agrega una nota a pie de página a su paradigma de oración en Mateo 6: "Porque si perdonas a otros por sus transgresiones, tu Padre celestial también te perdonará". Pero si no perdonas a los demás, entonces tu Padre no perdonará tus transgresiones "(Mt 6, 14-15). Cuando fallamos en perdonar, y permitimos que una raíz de amargura crezca en nuestras almas, erigimos efectivamente una barrera entre nosotros y el Dios de gracia (Hebreos 12:15). Esta verdad está ilustrada por la parábola de Jesús en Mateo 18:21-35. Cuando Jesús dice: si fallamos en perdonar, Dios no nos perdonará, creo que lo que quiere decir es que un espíritu de amargura nos impide experimentar la gracia de Dios y evita que Dios nos dé todo lo que desea, pero cuando perdonamos , cambia nuestro corazón y nos abre para recibir el perdón que Dios ofrece libremente. Esto es parte de la curación de nuestras memorias y nuestras emociones negativas de raíz.
  5. La ira fuera de control puede causar daños en una relación que llevará toda una vida reparar. No perdonar puede permitir que el enemigo nos haga tropezar, poniendo un pie en la puerta de nuestras vidas y hacer un daño irreparable. Pablo dijo que siempre perdonó, "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros, pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Co 2:10-11).
  6. El perdón es una elección para extender la gracia, una decisión de amar incondicionalmente. Eso es lo que hizo Jesús cuando lavó los pies de Judas, sabiendo muy bien que Judas tenía la intención de traicionarlo (Juan 13). Es en ese contexto que Jesús dice: "Les doy un nuevo mandamiento, que se amen los unos a los otros, así como yo los he amado. . . "

 

Tarea de aprendizaje

Tome un tiempo para meditar sobre lo mucho que Dios le ha perdonado.  Dice Isaías 53:6, “mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.” Haga una lista de lo que Jesús cargo por cuenta de usted.  Haga otra lista de todas las formas en que Dios le extiende su gracia.  Si usted está luchando con perdonar, haga este ejercicio a diario por una semana.  En sus oraciones enfóquese en alabanza por la gran misericordia y el perdón de Dios.  Deje que su gracia impregne su alma. Una persona llena de gratitud por la gracia de Dios difícilmente guarda rencores.