10 consejos para manejar el estrés

1. Desarrolle la autoconciencia y aprenda a identificar efectivamente su estrés. Si usted va que vuela en la vida, apenas parando para respirar, puede ser que incluso no esté enterado de la tensión que está experimentando. Si no lo sabe, no podrá manejarlo ni compartir sus inquietudes con su pareja.

2. Comparta sus preocupaciones con su pareja. Nuestras parejas son un gran regalo para nosotros. Pueden ofrecer apoyo, aprecio, afirmación y ánimo. ¿Cómo pueden saber cuando necesitamos estas cosas? Hay que decirles.

3. Construya un equipo de apoyo. Busque a esos amigos en los que realmente puede confiar. Comparta algunas de sus luchas y pídales que se comprometan a orar regularmente por usted y estar al tanto para apoyarlo y animarlo.

4. Juegue más. Divertirse es una parte crucial del equilibrio. Ría, cante, baile. Vaya al parque. Todas estas actividades pueden aliviar su estado de ánimo y ayudar a traer un poco de sol en la penumbra estresante.

5. Tenga su kit de herramientas para el manejo del estrés. Es probable que necesite más de una estrategia o herramienta para diferentes circunstancias. Determine las técnicas que pueden ayudarle a manejar el estrés en un atasco de tráfico, en un aeropuerto, cuando sus hijos están peleando, cuando es la hora pico en la tienda de comestibles, cuando tiene tiempo limitado. Tener múltiples herramientas aumentará la probabilidad de que pueda seleccionar la correcta para la situación correcta.

6. Piense creativamente. El manejo del estrés es más que una mera relajación. Puede incluir el voluntariado para una buena causa, jardinería, cocinar, jugar con una mascota, conectarse con amigos. Diferentes cosas funcionan para diferentes individuos. Identifique lo que funciona para usted, y luego incorpórelo en su vida diaria.

7. Mantenga un registro escrito. Un diario puede proporcionar una salida poderosa para el estrés. En lugar de ventilar lo que le sucede con los que le rodean o tragarse su estrés, anótelo. Escriba lo bueno, lo malo y lo feo. Pero también anote las victorias en el manejo de su estrés. Así podrá mirar hacia atrás y ver patrones sobre lo que funciona y lo que no funciona.

8. Evite los estimulantes, los depresores y las formas no saludables de afrontarlo. Sabemos que una buena noche de sueño, ejercicio regular y alimentación saludable nos ayudan a enfrentar el estrés. Pero también sabemos que las drogas, el alcohol, el azúcar y la cafeína, cuando se usan en exceso, pueden tener un impacto negativo y movernos en la dirección equivocada, física y mentalmente.

9. Comprenda que no todo el estrés es malo. El estrés es una parte normal de la vida cotidiana. Sin estrés, tal vez nunca saldríamos de la cama por la mañana. El estrés saludable se identifica como cualquier estrés que aumenta la capacidad del cuerpo para permanecer alerta y listo para funcionar bien bajo presión: cumplir con un plazo, hacer un examen, evitar un accidente, reaccionar rápidamente en una situación peligrosa. El objetivo no es evitar el estrés a toda costa. Es saber manejar el estrés dañino en nuestras vidas: preocupación, miedo e inquietud que es de naturaleza crónica.

10. Siga así. No se trata de hacer algo de vez en cuando. Se trata de hacer cambios positivos y decisiones en su vida para manejar y mantener niveles saludables de estrés de forma continua. Cuando usted sea capaz de incorporar algunas técnicas de alivio del estrés en su vida cotidiana, sin siquiera darse cuenta, en realidad comenzará a prevenir el estrés malo y reducir su gravedad cuando se produzca.