SpanishHorizontalTagline (6).jpg

Las expectativas poco realistas e implícitas dañan las relaciones

Todos creamos expectativas para nosotros mismos.

Es un rasgo humano básico proyectar nuestras ideas y pensamientos sobre aquellos a los que estamos más cerca. Tendemos a esperar que personas significativas en nuestras vidas se comporten de la manera prevista en nuestra mente. Las expectativas en las relaciones pueden ser perjudiciales cuando los ideales no expresados se proyectan en la otra persona. Las suposiciones no expresadas y las expectativas poco realistas suelen sabotear las relaciones.

¿Cuántas veces ha sido lastimado porque supuso erróneamente que alguien más sabía lo que usted pensaba o esperaba?

¿Alguna vez se ha molestado o enojado con alguien que actuó de manera diferente a lo esperado?

¿Se ha encontrado diciendo: "Si realmente me amaras, harías ..." "¿Por qué no ...?" "Deberías..."  ?

No importa en qué tipo de relación se encuentre. Las expectativas de cada persona juegan un papel importante en la determinación de la salud de la relación. Las percepciones de una relación cambian cuando hay un contraste entre lo ideal y lo real. La relación se fortalece cuando uno comienza a verla por lo que realmente es.

Tener expectativas poco realistas o imposibles es una manera segura de arruinar una relación. Cuando un individuo tiene un fuerte deseo de que su pareja cumpla con sus expectativas imposibles, se vuelve ciego a quien realmente es su pareja. Incluso si el compañero intenta cumplir con las expectativas, nunca será exactamente lo que quiere su pareja. Esto se debe a que las expectativas en las relaciones a menudo son inalcanzables. Todos tenemos una noción preconcebida de lo que queremos en nuestro compañero ideal, y así es como se conciben las expectativas. Cuando alguien alberga expectativas poco claras o tácitas, es probable que salgan a la luz en algún momento.

La felicidad es vivir sin expectativas
— Peter Cajander

Tipos de expectativas en las relaciones

Existen diferentes tipos de relaciones que una persona experimenta en su vida: padre-hijo, amistad, romance y negocios. Las situaciones que se discuten en este capítulo involucran más directamente a las personas en una unión romántica, pero todas estas estrategias se aplican a cualquier tipo de relación.

Diferentes tipos de expectativas pueden afectar negativamente nuestras relaciones. Las expectativas pueden ser poco realistas, poco claras, insatisfechas, no expresadas, y equivocadas. Estas expectativas poco realistas pueden venir de:

  • Nuestros valores y tradiciones familiares
  • Relaciones pasadas
  • Experiencias anteriores
  • Esperar que la otra persona proporcione nuestra felicidad o realización personal
  • Proyectar en otra persona cómo queremos que sean

Cómo las experiencias pasadas influencian en nuestras expectativas

Nuestras experiencias pasadas moldean cómo pensamos, sentimos y actuamos. Es a través de varias influencias en la vida que formamos expectativas poco claras e incluso poco realistas. Las influencias clave que moldean nuestras creencias incluyen: crianza de la niñez, género, edad, diferencias culturales, eventos traumáticos y creencias religiosas y políticas. Cada persona es una compilación y producto de su historia pasada. En el camino, cada uno aprende por ensayo y error cómo satisfacer nuestras necesidades y cumplir nuestros deseos.

La calidad de las interacciones con otras personas desde nuestro nacimiento en adelante tiene un efecto en la forma en que vemos el mundo. Nuestra educación de la infancia influye en quienes somos y desempeña un papel en la formación de las expectativas personales. Aprendemos a través de la experimentación. Aprendemos si podemos confiar en nosotros mismos y en los demás. Aprendemos a sentirnos dignos y confiados, o avergonzados y culpables de lo que somos. Esto se imprime a una edad temprana y se pone en movimiento inconscientemente. Estas lecciones forman el núcleo de nuestro sistema de creencias. Aquí es donde comienzan las expectativas equivocadas de nuestras relaciones.

Cada persona tiene sus propios valores familiares y los refleja en sus relaciones. Mientras creces, interiorizas las creencias de tu propia familia. Cuando una persona crece en una familia donde sus padres no se toman el tiempo o el interés de escucharlos, esto puede hacer que el niño crezca sintiendo que a nadie le importa lo que piensa. El efecto dominó de esto es que el individuo no verbaliza lo que necesita o siente, y aún se siente decepcionado cuando su pareja no se da cuenta automáticamente de cómo se siente. Por ejemplo, si lo educan para que nunca moleste a su padre o madre cuando están ocupados, aprende a hacer que sus sentimientos disminuyan y a mantenerlos reprimidos. Como consecuencia, entrar en una relación romántica le hace sentir indigno de expresar sus necesidades y sentimientos. Desafortunadamente, esto puede generar resentimiento y enojo porque la otra persona no sabe de manera automática cómo se siente y no puede saber cómo ayudarle.

La mayoría de nosotros no somos conscientes de nuestras reglas y expectativas irreales, hasta que la otra persona falla. Cuando nuestra pareja no cumple con nuestras expectativas poco realistas, podemos frustrarnos, decepcionarnos o enojarnos. A menudo ni siquiera sabemos por qué estamos enojados porque no sabemos qué es lo que está mal. Es útil reflexionar sobre "las reglas" de la familia para que las suposiciones y expectativas equivocadas se pongan en evidencia para examinarlas.

Algunos ejemplos de reglas orientadas a la familia son:

  • Los niños grandes no lloran
  • Las chicas siempre se ven bonitas y presentables
  • Espera a que tu padre llegue a casa (el padre es quien disciplina)
  • No hable a menos que le hablen

Formas en que las expectativas afectan a las relaciones

La causa más común de un conflicto en una relación proviene de expectativas poco realistas y no expresadas. Las suposiciones erróneas representan el mayor peligro cuando cada persona trae sus propias expectativas, a veces opuestas, en una relación.

Al proyectar nuestro punto de vista sobre los demás, suponemos que piensan y sienten de manera similar que nosotros en la misma situación, y esperamos que se comporten como nosotros lo haríamos. Las expectativas poco realistas ocurren cuando un individuo proyecta en su pareja lo que quiere o necesita. Su compañero no puede leer su mente. Cuando alguien cercano a nosotros hace algo que parece totalmente opuesto a los estándares con los que hemos asociado a esa persona, a menudo nos sentimos heridos, traicionados, enojados y/o confundidos.

Nuestra decepción se expresa en frases que hemos escuchado o hablado:
"Eres la última persona que pensé que haría esto".
"Realmente me decepcionaste".
"Así no eres tú en absoluto".

Desarrollamos inteligentemente una visión donde permitimos información que respalde la perspectiva que tenemos de cómo queremos que sea esa persona. La verdad es que las personas nos muestran exactamente quiénes son a través de sus comportamientos cotidianos. Cuando decidimos romper con las expectativas irreales y reemplazar estas suposiciones con una evaluación veraz, resulta en ser libre de las expectativas. Nace la oportunidad de comenzar una relación más auténtica y honesta.

Las relaciones terminan por una variedad de razones. La razón más común es que las personas tienen relaciones con ciertas expectativas que, cuando no se cumplen, inician y alimentan el efecto dominó que eventualmente puede llevar al final de la relación.

La forma en que percibimos una relación se ve alterada por diversas condiciones, como la edad, la experiencia pasada y el trasfondo personal. La diferencia entre lo que es real y lo que se imagina de una relación corresponde a las experiencias que tenemos de la vida. Un ejemplo para ilustrar esto es cómo muchas jóvenes crecen imaginando un "felices para siempre" con su "galán príncipe azul". Nadie puede estar a la altura de esa imagen de cuento de hadas. Esta expectativa poco realista lleva rápidamente a problemas en la relación.

Los dos deben ser libres para ser ellos mismos, de expresar respetuosamente sus necesidades y sentimientos, y de saber que son aceptados por lo que son.

Es importante que ambas partes de la relación asuman la responsabilidad de expresar mutuamente sus deseos. La pareja debe aprender a conocer los deseos y las necesidades del otro, lo que generalmente requiere un compromiso de cada uno. Sin embargo, las personas pueden optar por cooperar, o no. Si no, la relación finalmente está destinada a fallar. Si los socios acuerdan comprometerse, la recompensa genera cohesión e intimidad. Este es el pegamento que mantiene unida la relación.

La decisión de cooperar es una decisión de confianza. La confianza requiere una comunicación regular y un compromiso sincero con su pareja. Una vez que se desarrolla la confianza, entonces se vuelve fácil expresar las necesidades y los deseos el uno al otro. La desconfianza ocurre cuando una persona no sabe escuchar, apoyar y dar retroalimentación. Cuando las expectativas no se cumplen, la confianza se vuelve frágil.

Antes de que empiece a haber una comunicación efectiva entre los conyugues, se deberán establecer límites. No establecer límites es perjudicial para la relación. Recuerde que hay dos personas separadas en la relación y es necesario evaluar qué está molestando a cada uno de ellos de forma continua. Es imperativo que cada persona conozca sus límites y aprenda a descubrir, y luego cambiar, sus respuestas poco realistas. Si una persona percibe una invasión de su límite por parte de su compañero, ese es el momento para hablar con ellos.

Cuando suceden cosas en la vida, como eventos traumáticos, las personas deben aprender a reajustarse y descubrir nuevas formas de funcionar como pareja. Un evento afecta a todos los demás componentes de su vida. Las relaciones exitosas se adaptan a medida que ocurren cambios a lo largo de la vida. Hay un ritmo en una relación. Cuando ocurre un cambio, el ritmo se interrumpe e incluso puede detenerse. Una crisis crea una prueba en la relación. La forma en que cada persona en la relación se ocupa de la crisis determina si su vínculo se fortalecerá o colapsará. La clave es cómo se aclimatan como pareja. Recuerde, son dos en esta relación. La pareja debe aprender cómo responder el uno al otro, sin explotar. Un ejemplo que ilustra esta situación sería la pérdida de un niño. Una posible disolución de su unión puede suceder si cualquiera de las dos personas comienza a resentirse o culpar a la otra. Uno puede ser demasiado emocional para funcionar bien mientras que el otro puede dejar de sentir cualquier emoción. Si la pareja se apoya y continúa la comunicación, se puede fortalecer su vínculo.

La paz comienza cuando las expectativas terminan
— Sri Chinmoy

Resolver conflictos en la relación – Desarrollar expectativas realistas

1. El primer paso.

Para comenzar el proceso de redefinir y fomentar una relación prospera, cada persona debe:

  • Reconocer que hay un problema
  • Estar dispuesto a invertir su tiempo y energía en el proceso de restauración
  • Aceptar la responsabilidad
  • Admitir que las acciones de cada parte tienen consecuencias
  • Ver el costo como una inversión que vale la pena

2. Escuche y sea escuchado.

Cada uno de nosotros tiene su propia perspectiva a cualquier situación, influenciada por nuestras experiencias pasadas y comportamiento aprendido. Para que la relación prospere, cada persona debe aprender a escuchar realmente lo que dice su pareja. Es muy fácil quedar atrapado en nuestros propios pensamientos de lo que estamos escuchando, que puede ser muy diferente a lo que realmente se dice.

Un gran ejercicio para incorporar cuando hay un conflicto o malentendido es practicar la escucha activa. Esto requiere que detenga el "ruido" en su cabeza y se concentre en lo que está diciendo su compañero. Luego, cada persona debería reflexionar sobre lo que acaba de escuchar decir a la otra persona. Como un ejemplo, Julieta y José están teniendo una discusión. Julieta dice: "Siento que eres desconsiderado cuando me dejas parada sola en el mercado mientras te alejas". José responde: "¿Estás diciendo que no quieres que vaya al mercado contigo?" Julieta responde: "José, por favor mírame y escucha lo que estoy diciendo. No me gusta cuando me dejas sola cuando salimos juntos". José dice: "Oh, cuando salimos juntos no te gusta cuando me alejo". Julieta responde: "Sí, eso es todo. Significa mucho para mí que entiendas y me hayas escuchado". Luego José reflexiona: "Me esforzaré por estar siempre contigo cuando salgamos. ¿Me recuerdas esto si lo olvido?"

Es muy útil respirar profundamente cuando intenta esta nueva forma de escuchar. Esto le permite romper el ciclo de escuchar sus propios pensamientos y en su lugar enfocarse en lo que la otra persona está diciendo.

3. Autoimagen y reflexión.

Desarrollar una autoimagen más saludable mejora y fortalece todas las relaciones. Si está saboteando su relación, necesita mirar dentro de usted mismo e identificar lo que está provocando sus pensamientos equivocados. Enfóquese en lo positivo y trabaje para mejorar el resto. Las sugerencias para explorar en el desarrollo de una autoimagen más sana son: abrirse a un amigo de confianza, mirar sitios web sobre el cuidado personal, consultar a un asesor de vida y/o hablar con su ministro. Es esencial reconocer que todos somos valiosos y dignos de ser amados. Acepte y hónrese a sí mismo como un individuo único. Cuidarse a sí mismo significa que sus sentimientos, pensamientos y necesidades son importantes. Cuando se encuentre enfocando en lo negativo, deténgase y respire. Deje que ese aliento le recuerde que usted es digno. Con cada nueva inhalación, recuerde que está dando un nuevo paso en la vida. Se está restaurando a sí mismo.

4. Límites.

Establecer límites es importante para el individuo, así como para cada persona en una relación. Es imperativo que un individuo sea claro al definir con qué se siente cómodo e incómodo. Un límite es la capacidad de tomar las riendas en todas las situaciones de lo que es aceptable para usted. Si siente que alguien cruza su límite, entonces es necesario hacerle saber a esa persona que no está bien o alejarse. Su frontera lo protege. Esto significa no permitir que alguien le ataque con acciones o palabras. Una vez que haya creado su límite, podrá evitar que cualquier acción o palabra negativa o perturbadora penetren su límite. Es como una puerta: controla a quién deja entrar o a quién deja afuera. Esta puerta (su límite) es la protección que ha configurado usted mismo.

Cuando empieza una relación, cada persona mantiene intactos sus propios límites que aportan a su vida conyugal. Luego, juntos, establecen un nuevo límite en la relación, y aún conservan su propia identidad. Este es un proceso continuo en el que juntos se dan cuenta de cuál será el límite de la relación con ellos como pareja. Ambas partes necesitan acordar reglas que establezcan respeto y seguridad. En una relación sana, ambas partes conservan sus propias identidades, a la vez que crean un nuevo límite conjunto como pareja. No es que estén fusionando sus diferentes límites en uno. Un ejemplo de una regla de límite sería que no es aceptable gritar cuando está enojado. En cambio, en la relación se establece que cuando uno de ustedes está enojado, dirá: "Estoy enojado. Necesitamos hablar sobre esto".

5. Acentúa lo positivo, no lo negativo.

Las parejas que tienen una relación sana se centran en las buenas cualidades de los demás y en lo positivo, en lugar de llamar la atención sobre los rasgos negativos de su pareja. Esto refuerza que cada uno continúe concentrándose en los aspectos positivos de la otra persona. Por ejemplo, Juan, el esposo de Sara, siempre ayuda con sus hijos, pero deja sus platos sucios apilados en el fregadero. Sara elige concentrarse en cuán útil es Juan, así que cuando Sara lava sus platos sucios, piensa en lo maravilloso que es que él lleve a dormir a los niños.

No importa cuánto pueda amar a alguien, no amará todo sobre esa persona. Para que una unión tenga éxito continuo, es imperativo que cada persona reconozca y acepte de manera realista a la otra por lo que realmente es. Esto incluye los rasgos de su pareja que pueden irritarlo, frustrarlo o enojarlo.

6. Exprese sus sentimientos y trate de ver el punto de vista de su pareja.

Cuando uno está molesto o enojado, la comunicación lúcida se vuelve muy difícil. Cuando está usted enojado, lo primero que debe hacer es comunicarlo. Culpar y criticar puede convertirse en una respuesta automática si se siente amenazado verbalmente. Esto puede descontrolarse cuando cada persona reacciona gritándole a la otra.

Una forma de cambiar la comunicación es compartir sus sentimientos, en lugar de atacar a su pareja. Al usar las afirmaciones con "yo" (como "yo siento ..."), permite que su compañero lo escuche sin poner una barrera de defensa. De esta forma, su pareja puede asimilar lo que ha dicho y responder con sus sentimientos, en lugar de atacar. Esta es una manera mucho más efectiva de comunicarse que usar declaraciones con "tú" (como "Tú siempre...").

7. Expresarse a medida que las emociones lleguen.

Al esperar por mucho tiempo para expresar el problema, las emociones se salen de contexto. La dificultad de esperar es que la otra persona se pone a la defensiva. Puede ser que su pareja no recuerde los hechos, y el tiempo ha distanciado los sentimientos que ocurrieron a partir de ese incidente anterior. Puede que no siempre sea posible hablar cuando ocurre el sentimiento, pero es un objetivo en donde ambas partes deben esforzarse. Una pareja casada, Sandra y Roberto, servirá como ejemplo. Al final del día, Sandra cocina y cocina mientras Roberto lee el periódico. Sandra habla internamente sobre la falta de participación de Roberto. En la casa de la familia de Sandra, sus padres se encargaban de la mayoría de las tareas domésticas. Su expectativa de vida matrimonial era de una sociedad en la que su marido cocinaría junto a ella. En una reunión familiar, donde otros conviven, Roberto se planta frente al televisor, desatento a toda la actividad que lo rodea. Sandra explota delante de todos. Roberto la mira y se va. Ambos están enojados y se culpan el uno al otro, sin que ninguno de ellos sepa por qué. Su falta de comunicación los está separando. Un mejor escenario sería si, cuando Sandra se enoja porque Roberto lee el periódico mientras ella está cocinando, ella le dice: "Estoy empezando a enojarme porque todos los días vuelves a casa, te relajas y esperas que yo haga todo el trabajo. Me encantaría pasar tiempo juntos. ¿Qué te parece si a veces hacemos la cena juntos?”

Roberto responde: "Nunca se me había ocurrido porque mi madre cocinaba mientras crecía. Me gustaría pasar más tiempo contigo. ¿Qué tal si te ayudo a cortar las verduras?" Necesitan aprender a hablar sobre sus sentimientos y pensamientos todo el tiempo, para que tengan la oportunidad de corregir el problema que está deteriorando su comunicación.

8. Inicie el primer paso.

Decida qué es realmente importante: tener la razón o edificar una relación de calidad. Este es un lugar esencial para hacer una pausa y meditar, esto es sobre ustedes como pareja, no solo sobre usted. Este no es el momento para regodearse o señalar con los dedos. El objetivo es fortalecer su relación. Nadie quiere dar el primer paso, ya sea por orgullo o terquedad. Pero es vital dar el primer paso. Hacer el primer movimiento muestra su deseo de una unión más feliz y armoniosa. Por ejemplo, mientras cena con amigos, Jaime ofende a Carol, su esposa. En el camino a casa, los dos están en silencio. Carol está pensando: "¿Cuándo se va a disculpar? Desearía que dejara de decir cosas tan hirientes". Al mismo tiempo, Jaime está pensando: "Parece estar enojada. ¿Qué hice ahora?" Ahora están molestos y comienzan a enojarse. Este sería el momento apropiado para que cualquiera de ellos haga el primer movimiento. Carol podría decir: "Me sentí lastimada por lo que les dijiste a nuestros amigos en la cena". Jaime podría decir: "Pareces molesta. ¿Algo te molesta?" Cualquiera de estas declaraciones simples le permite a la otra parte saber que desea comprender cómo se siente la otra persona. Alienta a su compañero a expresarse también a sí mismo.

9. El compromiso es necesario para las relaciones exitosas.

Un malentendido en una relación inmadura es cuando una persona siente que no necesita comprometerse. Una vez que está en una relación, ya no se trata solo de usted. En verdad, ahora se trata de ustedes dos. Para tener una relación cohesiva, debe considerar a la otra persona y sus pensamientos y sentimientos. Esto significa hablar sobre el problema identificado y luego hacer un compromiso. Debe dar al menos tanto como desea recibir. El cambio es inevitable si quiere que su bono siga creciendo.

10. Desentongase  y reflexione.

Las expectativas equivocadas o poco realistas son perjudiciales para cualquier relación y pueden llevar a sabotear la relación. Es beneficioso detenerse y reflexionar por un momento cuando está decepcionado o frustrado. Pregúntese qué esperaba y evalúe lo que realmente sucedió. Examinar la diferencia entre los hechos y la expectativa revela la gran diferencia de percepciones entre ustedes dos. Hablar sobre estas diferencias, que afectan inconscientemente su conexión, ayuda a corregir las expectativas futuras. Detenerse y reflexionar le da la oportunidad de volver a enfocarse en expectativas más razonables.

11. Ejercicios y herramientas útiles.

Estos ejercicios les darán la oportunidad para discutir sus expectativas y los deseos que tienen con respecto a su relación. Los siguientes son ejercicios que ayudan a las parejas a identificar problemas y las formas de trabajar para tener alternativas positivas:

  • Desarrollar una "palabra clave" es útil para la salud de las relaciones. En algún momento uno se va a equivocar. Cuando cualquiera de las dos personas comete un error, como decir algo exagerado del otro, usar la palabra clave alertará inmediatamente a ambas partes de que deben detenerse y volver a evaluar. La palabra clave debe decidirse en conjunto. Algunos ejemplos de palabras clave que pueden usar son: morado, circo, luz roja o cualquier palabra o frase que los alerte a cada uno de una manera no amenazante. Otro ejemplo es crear un gesto corporal, como hacer la letra "T" con su mano para indicar que necesitan un tiempo fuera.

  • Preguntas para examinar que especifican las necesidades de cada persona:

    • Haga una lista de los valores similares y diferentes que tienen en la relación: valores y tradiciones familiares, antecedentes culturales, problemas de relaciones pasadas, experiencias de vida dolorosas, puntos de vista políticos y religiosos, y cualquier factor desencadenante que lo molesta.
    • ¿Qué esperanzas o expectativas tiene de su pareja? Termina la siguiente oración, "Espero que mi compañero(a)..." Esto ayudará a ver claramente las expectativas realistas y poco realistas. Una vez identificadas, es mucho más fácil de abordar y resolver.
    • Termine esta oración, "No estoy de acuerdo con tus expectativas porque...". Luego, analicen formas de llegar a un acuerdo.
    • Respondan y luego discutan: "¿Cómo deseas que se satisfagan tus necesidades?
  • Planee un horario diario para comunicarse el uno con el otro. Esto crea una oportunidad para la discusión de cualquier asunto pendiente o cualquier malentendido que necesite aclarar. Esta conversación diaria sirve para fortalecer su vínculo. Es una excelente herramienta para trabajar en la edificación de una comunicación más efectiva. Un buen momento para platicar podría ser después de la cena o antes de acostarse. Esto asegura que ninguno de ustedes vaya a dormir enojado o molesto.

12. Busca ayuda externa.

El entrenamiento para la vida en las relaciones personales proporciona a las personas las herramientas y habilidades para tener confianza para enfrentar y resolver proactivamente cada situación a medida que se produce. El entrenamiento de vida relacional ofrece herramientas para identificar creencias limitantes que sabotean las relaciones. También ayuda a las personas a identificar fortalezas y debilidades y proporciona estrategias para el crecimiento personal. Se centra en reemplazar las creencias negativas por otras realistas, y aborda acciones específicas que refuerzan la interacción positiva con su pareja. Los entrenadores de vida ayudan a los clientes a aprovechar el poder de sus propios recursos. Cada persona ya posee el conocimiento y los recursos dentro de sí mismo. El entrenador ayuda a sacar esto a la luz.

La comunicación continua es un proceso. Todas estas herramientas ayudan a fortalecer y nutrir la relación, y son mejores si se abordan de forma regular.

Suma de puntos clave sobre las expectativas

Una cosa que es predecible sobre una relación saludable es que está en constante evolución.

Si se encuentra cada vez más fastidioso, criticando o retirándose, tiene que cambiar de rumbo. Tome un momento para reflexionar sobre las consecuencias de sus reacciones. Estas reacciones son contraproducentes. Esfuércese por comunicarse de manera efectiva y alabar más a menudo mediante el uso de las técnicas en la sección "Resolver conflictos en la relación: desarrollar expectativas realistas". Las relaciones son como el ejercicio, no obtiene ningún beneficio duradero sin la práctica y el compromiso constante.

Cuídese. Mire dentro de sí mismo. Acepte y hónrese a sí mismo como un individuo.

La falta de comunicación y la mala comunicación son los factores clave en los problemas de relación. Mantenga abiertos los canales de comunicación y permanezca dispuesto a reajustar sus pensamientos y expectativas.

El cambio es inevitable a lo largo de la vida. Las parejas necesitan aprender a adaptarse y descubrir nuevas formas de funcionar. La clave es que la pareja se adapte junta. Recuerde, hay dos de ustedes en esta relación.

Su compañero no puede leer mentes. Hable sobre sus sentimientos más íntimos. Sea honesto. Sea claro sobre lo que espera, de lo contrario ambos tendrán dificultades para trabajar en equipo. Necesita compartir sus puntos de vista con los demás.

Nuestras expectativas tienen poco o nada que ver con la otra persona.

Tener expectativas realistas para los demás implica darse cuenta de que todos nosotros somos menos que perfectos. En lugar de mirar a los demás para satisfacer nuestras  necesidades, debemos asumir la responsabilidad de nuestra propia vida.

Una relación satisfactoria necesita desarrollar expectativas realistas y donde estén de acuerdo como pareja, donde cada uno esté dispuesto a dar lo que quiere obtener. Esto requiere madurez y valentía. Aceptar y tolerar las necesidades y limitaciones de su pareja requiere lo mismo.

Cuando demostramos la perspicacia y la fortaleza para aceptar la verdad, junto con ponerle fin al dolor de estar constantemente decepcionados por las expectativas poco realistas e implícitas entre nosotros, nuestras relaciones tienen la oportunidad de enriquecerse en autenticidad, confianza y profunda unión emocional.

La comunicación continua es un proceso. Enfóquese en lo positivo y trabaje para mejorar el resto. Todas las herramientas y estrategias comentadas en este capítulo refuerzan el objetivo de fortalecer y nutrir la relación. Este proceso es más exitoso al hacerse de forma continua.