Esposos y esposas

Principio clave 1: Autoimagen

Guía para sesión 1

¿Quién eres tú? Tu concepto de ti mismo(a) afecta tu forma de pensar, sentir, verte y actuar. También afecta tu relación con Dios, tu pareja y tus hijos, así como con los demás. Cuando el concepto de ti mismo(a) está equilibrado y bíblicamente fundamentado, cosecharás los beneficios en cada uno de los aspectos de tu vida incluyendo tu matrimonio.

Objetivo

Que cada participante mantenga una autoimagen bíblica y saludable al aprender cómo nos ve Dios y cómo debemos considerarnos a nosotros mismos.

Resumen

  • El plan de Dios para ti
  • Relacionándote con los demás
  • Aceptándote a ti mismo.
  • Manteniendo una autoimagen saludable.
  • Resumen

 

Para esta sesión, y en las semanas posteriores, tal vez quieras leer el objetivo y el resumen del capítulo en voz alta al grupo. Esto puede ayudarlos a ver el enfoque global del capítulo al iniciar su discusión. Tal vez quieras repasarlos al final de la discusión.

Estas preguntas del estudio pueden impulsar la mejor discusión en tu grupo, al compartir sus respuestas unos con otros: 1, 5, 6, 7, 8, 9, 11, 12, 13, 15, 16, 17, 20 y 23.

Otras sugerencias:                                     

  • Pide a alguno de los miembros del grupo que lea en voz alta el material sobre “Resultados de una autoimagen errónea”.
  • Para cada pasaje en la pregunta 15, pide a uno o dos miembros del grupo que den sus respuestas seguidas por una discusión en grupo.
  • A menudo es útil hacer que alguien lea en voz alta el pasaje clave relacionado con el tema del capítulo. Un pasaje clave para este capítulo es Romanos 12:4-8.

Cada capítulo en el material de estudio incluye preguntas de aplicación. Éstas están diseñadas para ayudar a una persona a aplicar una verdad bíblica en su vida de una manera práctica. Puesto que las respuestas escritas para estas preguntas son de índole personal, los miembros del grupo necesitan tener la libertad para no compartir sus respuestas cuando las están discutiendo. Por otra parte, no omitas las preguntas totalmente, puesto que la discusión más benéfica que pueden tener, es acerca de la manera en que las Escrituras afectan su vida cotidiana.

Una buena manera de estimular la discusión sobre una pregunta de aplicación, es decir algo como, “¿Le gustaría a alguno compartirnos sus respuestas a la pregunta 14?” o, “¿Qué aprendiste sobre ti mismo (o tu familia) de la pregunta 14?” (En el Capítulo 1, preguntas 14, 17, 21 y 22 hay preguntas de aplicación.)

Recuerda discutir también los proyectos familiares sugeridos. Podrías hacer que alguien leyera en voz alta las instrucciones. Después hablar de cómo pueden ser usados y adaptados estos proyectos de la manera más efectiva en cada familia representada en tu grupo.

Para discusión adicional

Estas preguntas pueden ayudarte a estimular discusiones futuras sobre algunas de las preguntas en este capítulo:

Pregunta 1: ¿Cómo compararías lo que dice aquí Jesús, con lo que generalmente piensa la gente de hoy que es una buena vida?

Pregunta 2: ¿Cómo es que el propósito de Dios para nosotros es una expresión de su amor?

Pregunta 5: ¿Cómo la creación de Dios le da gloria a él?

Pregunta 6: ¿Cómo se relacionarían estas verdades con nuestra capacidad para llevar a cabo la voluntad de Dios?

Pregunta 7: ¿Crees que el amar a los demás es un requerimiento necesario para tener una buena autoimagen?

Pregunta 8-9: ¿Cómo sintetizarías los beneficios de una autoimagen saludable para los esposos y esposas?

Pregunta 12: ¿Cuál piensas que es la manera apropiada para examinar o probarnos a nosotros mismos?

Pregunta 13: ¿Qué cosa haría que tu familia estuviera contenta con debilidades, penurias, y dificultades?

Pregunta 16: ¿Cómo se relaciona la fe con nuestra autoimagen?

© Derechos reservados. Usado por permiso de NavPress. Escrito por Los Navegantes© 1980, www.navpress.com