Esposos y esposas

Principio clave 2: Comunicación

Reflexión 3: Aplicación / proyecto de familia

Ahora es tiempo de evaluar cómo te comunicas con tu marido. Con oración, y consultando la Palabra de Dios, haz algunos pasos para mejorar esta área de tu matrimonio, pasos que serían saludables para ti, y que traerían gloria a Dios.

12. Lee las siguientes descripciones sobre cinco niveles de comunicación. Pon una marca junto a la descripción del nivel de comunicación más profundo que ocurre en tu matrimonio en una semana típica.

  • Clichés, conversación casual. (“Hola, ¿cómo estás?” “Bien.”)
  • Reporte de hechos. (“El repartidor del periódico se retrasó de nuevo.”)
  • Ideas y juicios. (“Creo que todo hombre debe aprender a cambiar un pañal.” “No estoy de acuerdo.”)
  • Sentimientos y emociones. (“Me gusta sentarme junto a la chimenea en un día frío y triste como éste.” “A mí también. Me hace sentir una seguridad y calidez interior.”
  • Compartir abierta y honestamente, a un nivel personal y profundo. (“Creo que no he estado dirigiendo nuestro hogar como debería. ¿Podemos hablar sobre esto? Me gustaría saber lo que piensas.” “Sí, dime por favor qué es lo que has estado pensando.”)

Escribe un ejemplo de lo que hablan en su nivel más profundo.

 

13. Menciona cualquier área en la que crees que necesitas tener una comunicación más profunda con tu esposo(a).

    

¿Qué podrías decir o hacer para alcanzar una comunicación más profunda en esta área?

 

14. Indica el tipo de palabras o actitud al hablar descritos en cada uno de estos versos de Proverbios y el efecto que tiene esta forma de hablar.

3,3.png

Mejorando la comunicación

15. Revisa cualquiera de las siguientes declaraciones que expresen problemas de tu parte en tu comunicación de marido-mujer.

  • Parece que no puedo encontrar las palabras adecuadas para expresar lo que quiero decir.
  • Me temo que si me expongo a mí mismo(a), lo que obtendré será un rechazo.
  • No estoy convencido(a) de que vaya a ayudar a alguno el tratar de hablar.
  • A menudo no hablo, porque temo que mi opinión esté equivocada.    
  • Estoy demasiado enojado(a) para hablar.
  • Hablarlo solo hará peor las cosas.
  • Hablo demasiado y no le doy a mi compañero(a) la oportunidad para que hable.
  • No tengo una buena comunicación con Dios.
  • Trato de ocultar la verdad.
  • A menudo lo que hablo es defensivo.
  • Con frecuencia hablo de sus fracasos pasados.
  • Mis acciones no concuerdan con lo que digo.
  • Realmente no escucho.
  • Trato de pagar ira con ira, o insulto con insulto.
  • Molesto mucho a mi pareja.

Elige cualquiera de las declaraciones que revisaste y escribe qué pasos tomarás para tratar con el problema.

 


Formas de mejorar la comunicación

  1. No asumas que lo sabes – pregunta.
  2. Proporciona una atmósfera abierta, tolerante y de aceptación.
  3. Usa libremente los elogios.
  4. Oren uno por el otro y también juntos.
  5. Está dispuesto(a) a discrepar, pero de una manera amable.
  6. Concéntrate en ser un(a) buen(a) oidor.
  7. Edifica la autoestima de tu compañero(a).
  8. Busca más comprender que ser comprendido(a) (“No estoy seguro(a) de haber entendido. ¿Lo podrías repetir?”)
  9. Cuando estás equivocado(a) o has pecado contra tu cónyuge, admítelo y pide perdón. Ponlo en palabras: “¿Me perdonas?” y “Sí, te perdono.”

16. Ora y revisa tus respuestas en este capítulo, y haz un resumen de las principales lecciones que has aprendido.

 

17. Lleva a cabo al menos una de estas dos cosas:

• Pídele a Dios que te muestre qué pasos quiere que tomes para mejorar tu comunicación. Escribe aquí tu plan.

 

• Haz un acuerdo escrito con tu pareja para comunicarse de forma más eficaz, y enumera de manera específica, las cosas que has aprendido.         

 

Proyecto familiar sugerido

Sal a caminar con cada uno de tus hijos individualmente, o vayan por un bocadillo o a comer, y concéntrate en escucharlo. Hazle preguntas con base en lo que te esté platicando en lugar de los temas que tengas en mente. Deja que sea un tiempo de expresión natural y sin obstáculos para él (ella). Cada padre puede hacer esto en diferentes ocasiones.

© Derechos reservados. Usado por permiso de NavPress. Escrito por Los Navegantes© 1980, www.navpress.com