La esposa del pastor...

Confía en su identidad y en su llamado único

La esposa de un pastor debe confiar en su identidad y su llamado único. Primero, su identidad primaria no es como la esposa de un pastor, sino como una seguidora de Cristo, una "heredera de la gracia de la vida" (1 Pedro 3: 7). Ella es hija de Dios. Hay muchas verdades de "quién soy en Cristo" (ver enlaces en notas al pie de página) que debe creer y que pueden darle confianza acerca de su valor e importancia como individuo. Dios la ama por lo que es, no solo por lo que hace. Holly Hedges dice: "(Yo) tengo que recordarme a mí misma que mi verdadera aceptación y seguridad descansan en la gracia de Cristo, no en mi desempeño".

La esposa de cada pastor es una obra maestra original creada por Dios con una combinación única de rasgos que definen su identidad. Ella necesita ser consciente de sus dones, talentos, pasiones, personalidad, fortalezas, debilidades, pasatiempos / intereses y gustos / disgustos. También tiene experiencias personales que pueden ayudar a otra persona. 1 Pedro 4: 10,11 dice: "Dios les ha dado a cada uno de ustedes un don de su gran variedad de dones espirituales. Úsenlo bien para servirse unos a otros. . . Hazlo con toda la fuerza y nergía que Dios proporciona. Entonces, todo lo que hagas traerá gloria a Dios a través de Jesucristo". Holly Hedges también dice: "Permití que mis dones espirituales dirigieran muchas de mis elecciones. . . Servimos mejor a las personas si somos nosotros mismos". La esposa del pastor necesita preguntarse a sí misma: "¿Me gusta hospedar a personas en mi hogar? ¿Me apasiona enseñar? ¿Cantar? ¿Trabajar con niños?" Es sabio pedirle a Dios que le ayude a descubrir cómo la ha hecho y también pedirle a otros su aporte. Su identidad no está ligada a simplemente ser una "esposa del pastor". Es parte del cuerpo de Cristo. Jill Briscoe dice: ". . . Porque su participación en la comunión de fe no se basa en que ella sea una esposa. Se basa en que ella es una hermana responsable, amorosa y afectiva en una familia numerosa ".

Segundo, ella puede estar segura de su llamado. La esposa del pastor puede experimentar alegría al saber quién es ella, por qué está aquí y qué debe hacer. ¡Dios la ha colocado donde está en este momento de su vida para que ella pueda estar segura de su propósito! Sus prioridades están primero para su esposo, segundo para sus hijos y tercero para su ministerio/iglesia. Ella está casada con un pastor, pero no con la iglesia. Dios sabía que ella sería la esposa que su esposo necesita y la eligió para ser parte de este equipo de ministerio para animarlo y apoyarlo. Trabaja codo con codo con su marido ayudándole y sirviéndole primero como su esposa.

¿Cuál es la voluntad y el propósito de Dios para ella en sus circunstancias actuales o en esta etapa de su vida? Algunas esposas sirven junto a sus esposos de tiempo completo, algunas otras de tiempo parcial; otras como voluntarias; otras prefieren estar detrás de escena; algunas son madres a tiempo completo; mientras que otras trabajan fuera del hogar. Raramente son esposas empleadas. Cada esposa necesita preguntarse a sí misma: "¿Dónde encajo en el ministerio?" Puede encontrar su lugar en la iglesia, en su ministerio y cómo puede servir a Dios con esto. En última instancia, ¿cómo quiere Dios que ella edifique su reino hasta que Él venga (Mateo 28: 18-20)? Orando, ella puede elegir los ministerios en los que se siente llamada y rendirse al liderazgo de Dios en su vida. Mientras es sensible a las necesidades de los demás y está alerta a varias oportunidades para administrar fielmente la gracia de Dios, también puede tener la sensación de que está siendo obediente al llamado de Dios con su vida.

En medio de conocer su identidad y su llamado, la esposa de un pastor debe ser simplemente ella misma. La gente busca la realidad, tanto espiritual como físicamente. En el camino, ella necesita ser honesta mientras enfrenta inseguridades y dudas, y mientras confía en Dios para que la use en las vidas de los demás a Su manera y tiempo. 2 Timoteo 1:7 dice: "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio". Él está con ella, le da confianza, valor y el poder para hacer su voluntad. Su suficiencia está en Dios. 2 Corintios 3:5 dice: "no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios".

 

Preguntas para considerar

¿Qué verdades hay en ti como hija de Dios?

 

¿En qué forma Dios te creó única?

 

¿Cuál es la voluntad y el propósito de Dios para ti en tu actual etapa de la vida?

 

¿Cómo puedes estar segura de quién eres?

 

Referencias

  • http://www.perkinsperspectives.com/wp-content/uploads/2015/02/Who-I-Am-In-Christ.pdf
  • http://vintagelawrence.com/wp-content/uploads/2013/01/ANDERSON_WhoIAmInChrist.pdf
  • www.reviveourhearts.com/true-woman/blog/words-of-wisdom-to-a-wannabe-pastors-wife por Holly Hedges
  • http://justbetweenus.org/ministry/pastors-wives/do-pastors-wives-have-a-calling/ por Jill Briscoe