La esposa del pastor...

Identifica el estrés en cada etapa de la vida

En cada etapa, la esposa de un pastor necesita caminar con el Señor. Como una recién casada. Como una madre con niños pequeños. Como una madre con adolescentes. Como una esposa con hijos ahora fuera del hogar (el nido vacío) sola con su marido nuevamente con nuevas cantidades de tiempo para ministrar de nuevo. Cuando busca al Señor, mantiene sus ojos fijos en Él, y es guiado por Él día tras día, momento a momento, ella aprenderá a estar satisfecho en Él y por Él. Él le permitirá vivir con confianza y seguridad con una perspectiva eterna. Mientras camina con Jesús, puede amar a su marido, amar a sus hijos y amar a su iglesia. Mientras se enfoca y sirve a su audiencia de Uno, puede experimentar Su presencia y poder en cada etapa con cada estrés diferente. Ella participa con Él, ya que Él la ha llamado únicamente para construir Su reino a Su manera y en Su tiempo. Un día escuchará "Bien hecho, buena y fiel servidora".

En cualquier etapa en la que se encuentre, la esposa de un pastor se puede beneficiar con el apoyo de la oración. Solicitar un equipo de personas que se comprometan a orar por su esposo, su familia y su ministerio es esencial. Ella puede confiar en que el Señor usa a estos guerreros de oración para apoyarla a ella y a su familia en el reino espiritual porque la oración es poderosa y efectiva (Santiago 5: 6b; Romanos 15:30).

Es necesaria una capacitación para ser una esposa efectiva de un pastor. Thom Rainer dice, "las esposas de muchos pastores creen que necesitan entrenamiento para sus roles. Han estado sorprendidas y mal preparadas para los problemas que se les presentan. Necesitaban una formación formal o una tutoría informal para enfrentar todos los desafíos que son comunes como esposas de los pastores".

La esposa sabia de un pastor deseará ser mentoreada por la esposa de un pastor mayor que ya ha pasado por esto, que ya lo ha hecho y que todavía está aprendiendo en el presente, ya que está junto a su esposo en el ministerio. Hay muchos sitios web en Internet para aprovechar lo que se ha mencionado en esta serie de artículos de la esposa del pastor. La Junta de Misiones Norteamericanas (NAMB por sus siglas en inglés) en 2011 creó un sitio web que contiene una gran colección de artículos para las esposas de los pastores con el fin de equiparlas para crecer. La esposa de cada pastor, independientemente de la etapa de la vida en que se encuentre, puede alimentarse y avivarse en su rol, al mismo tiempo que se da cuenta de que otros están experimentando retos y alegrías similares.

¿Cuáles son algunos factores de estrés en cada etapa al ser esposa de un pastor?

Nueva esposa del pastor: este papel puede comenzar en el momento en que ella diga "sí" o después de que su esposo se gradúe del seminario. La esposa del nuevo pastor es inicialmente idealista con el proverbio "lentes de color rosa", pero pronto la realidad aparece con sus expectativas y desafíos. Thom Rainer dice que las "esposas de los pastores que ingresaron al ministerio sin previo aviso sobre los problemas a los que se enfrentarían fueron las que más sufrieron estrés. No son solo los problemas, es el factor sorpresa que con frecuencia estos traen. Muchas de las esposas de estos pastores no tenían idea de lo que dirían algunos miembros, cuáles serían algunas expectativas, o cuán dura es la realidad del síndrome de la casa de cristal".

Ella necesita extender la gracia a sí misma a medida que se adapta a las nuevas responsabilidades y el horario de su esposo, que no es de 8 a 5, sino que debe estar disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Puede sentir que su ministerio es como una amante porque las responsabilidades de la iglesia parecen más importantes que la vida familiar y parecen ser el foco de las conversaciones en el hogar. Esto provoca que sienta que el ministerio consume todo por lo que la esposa del pastor se vuelve celosa, amarga, resentida e incluso deprimida. Ella necesita identificar estos sentimientos, aprender a procesarlos, y enfrentarse honestamente y hablar sobre ellos con su marido sin actitud defensiva. Con tiempo y oración, ella identificará el llamado único de Dios para ella, teniendo en cuenta qué parte del ministerio concuerda con sus dones, pasiones e intereses.

Mientras sigue confiando en que el Señor sabe lo que está haciendo, también aprenderá a no confiar en su propia fuerza para ministrar o realizar algún movimiento, pero ella vivirá la gracia que el Señor le ofrece. Su ministerio será un desbordamiento de su caminar personal con Jesús. Entonces ella podrá ser flexible y paciente, manteniendo libremente los horarios y sin tratar de tener el control. En la oración, ella puede ser honesta con Dios acerca de ella misma, su esposo y las circunstancias de la vida, y luego puede experimentar el fruto de la alegría, la paz y el propósito como esposa de un pastor. Esta realidad es diferente para la esposa de cada pastor debido a tantos factores involucrados. Dios la capacitará de acuerdo a su esposo, su matrimonio, su familia y su ministerio único. Ella puede confiar en que Él proveerá de acuerdo a sus necesidades como se discutió en los artículos de la esposa del pastor.

Mamá con niños pequeños: el enfoque en esta etapa de la vida es criar y discipular a sus hijos en el hogar, lo que exige tiempo y energía emocional. Como resultado, puede que no haya mucho tiempo o energía sobrante para servir en la iglesia. La esposa de cada pastor es única en capacidad y sabe cuánto agregar a su vida. Ella necesita decidir con su esposo lo que es realista en ese momento de la vida, estar libre de las expectativas de la iglesia y estar en paz con sus elecciones.

Mamá con adolescentes: los principios anteriores continúan aplicándose. La esposa sabia de un pastor sabe dónde están sus hijos y cómo están haciendo las cosas. Concentrarse en la buena comunicación y la calidad del tiempo juntos como familia es valioso ya que la cantidad de tiempo disminuye para estar con ellos en el hogar. Los adolescentes todavía necesitan saber que sus padres quieren participar en sus vidas.

Mamá cuyos hijos ya no están en casa (el nido vacío): la esposa de cada pastor responde de manera diferente a esta etapa de la vida. Algunas están muy emocionadas de ver a sus hijos salir de casa, trabajar, asistir a la universidad o casarse, para ser verdaderamente independientes. Pero muchas se afligen por la pérdida de cómo ha sido la vida en los últimos 18-23 años. Lo mejor es comenzar este próximo período de transición antes de que se convierta en una realidad. Joanna Nesbit dice: "La mayoría de las personas bien intencionadas sugerirán nuevos pasatiempos. Pero quienes están en los nidos vacíos necesitan tiempo para llegar a conocerse a sí mismos". Afirma que en esta etapa los de nidos vacíos deben evaluar lo que encuentran significativo, lamentarse cuando sea necesario, y que en "la transición tiendan a tener un buen grupo de amigos, actividades fuera de la casa antes de que los niños se muden, y nuevas formas de definirse a sí mismos además de "mamá" o "papá". La esposa de un pastor puede ahora tener más tiempo para ministrar a otros con su esposo en consejería prematrimonial y matrimonial. Ella también tiene más tiempo para orar o para participar en grupos de apoyo con las esposas de otros pastores o en otros ministerios. Ahora puede ser capaz de dirigir un estudio bíblico para mujeres o asistir a una. O tal vez ahora pueda tener un trabajo de tiempo completo o parcial para llenar su tiempo y/o ayudar con las finanzas.

Los problemas financieros también pueden ser una fuente de estrés para la familia pastoral. Algunas esposas tienen que trabajar fuera del hogar porque el marido pastor no recibe el pago suficiente. Por lo tanto, estas esposas pueden sentirse culpables de no poder dar más tiempo para satisfacer las necesidades dentro de la iglesia. Tiene que dejar que el Señor la guíe en cuanto a lo que Él quiere que ella haga. Sandra Reimer dice: "La mayoría de las personas no están en el ministerio por el dinero. La tensión financiera de lo que tiende a ser una vocación mal pagada puede agregar presión a las vidas de los cónyuges. . . Margaret Byers (nombre cambiado) trabajó en dos trabajos solo para ayudar a mantener a la familia cuando su esposo era pastor. Les encantaba trabajar con iglesias más pequeñas, pero a menudo esto significaba un salario más bajo". Sin embargo, la esposa de un pastor puede optar por trabajar fuera del hogar por una variedad de razones. Como resultado, tiene que administrar su tiempo para satisfacer las necesidades de su familia y luego determinar qué tan involucrada puede ser en el ministerio. La esposa de cada pastor necesita estar en paz con Dios, consigo misma y con su esposo.

 

Preguntas para considerar

¿Qué agentes de estrés conoces en tu vida?

 

¿Cómo respondes a tu estrés?

 

¿Qué pasos prácticos puedes tomar cuando te enfrentas al estrés?

 

Referencias

  • www.thomrainer.com/2014/01/11-things-i-learned-from-pastors-wives/ por Thom Rainer
  • www.nextavenue.org/how-to-deal-with-empty-nest-loneliness por Joanna Nesbit
  • www.focusonthefamily.ca/clergycare/articles/married.to.a.minister.html por Sandra Reimer