Padres e hijos

Principio clave 2: Instrucciones para los hijos

Reflexión 3: ingredientes para el crecimiento

Dependemos de la ayuda de Dios para desarrollar el carácter y las actitudes adecuadas en nuestros hijos. Expresamos esta dependencia de Dios por medio de la oración y al ayudar a nuestros hijos a aprender a entender Su Palabra por su propia cuenta.

13. Lea 1 Crónicas 29:1. ¿Qué dijo David sobre su hijo Salomón y la tarea delante de él?

                    

Por tanto, ¿qué le pidió a Dios para Salomón? (1 Crónicas 29:19)

                    

Haga una lista de peticiones para cada uno de sus hijos por las cuales orar en esta semana.
 

                    

14. Lea 2 Timoteo 1:5 y 3:14-15. ¿Qué puede usted observar sobre la infancia de Timoteo en estos versículos?

                

¿Cómo evaluaría el conocimiento de las Escrituras que manifiestan sus hijos?
 

                           

En sus acciones hacia nosotros, Dios - que es nuestro Padre celestial – nos muestra cómo cuidar de nuestros propios hijos. Él ama, enseña, guía y provee todo para nosotros. Él nos acepta tal como somos y nos ama fielmente - incluso cuando le decepcionamos, o nos metemos en problemas. Él nos entiende, nos recompensa o nos disciplina equitativamente para nuestro bien. A través de su amor, vemos lo importante que somos para Él.                    

De la misma manera, podemos comunicar a nuestros hijos lo importante que son, tanto para Dios cómo para nosotros. Esto les ayudará a desarrollar un saludable sentido de la dignidad personal y la autoestima.           

15. Estudie los siguientes pasajes para encontrar unas verdades relacionadas con nuestro valor para Dios y vuelva a escribirlas en sus propias palabras como si estuviera explicando estas verdades a sus hijos.                    

Génesis 1:26-27

Efesios 1:3-5

 

© Derechos reservados. Usado por permiso de NavPress. Escrito por Los Navegantes© 1980, www.navpress.com