Padres e hijos

Principio clave 4: La responsabilidad de enseñar

Cada hijo ha sido creado en la imagen de Dios y tiene las habilidades personales y responsabilidades únicas que Dios le ha dado. Para alcanzar su potencial, al hijo se le debe enseñar cómo apropiarse de la sabiduría y la gracia de Dios para tomar decisiones correctas.

Reflexión 1: Sembrar y cosechar

1. ¿Qué verdades acerca de sembrar y cosechar observa en Gálatas 6:7-9?

                    

2. Lea Lucas 15:11-32. Tomando en cuenta el principio de que cosechamos lo que sembramos, ¿qué lecciones piensa que el hijo menor aprendió de su experiencia en el país lejano?

                    

3. ¿Qué conceptos de la responsabilidad enseñó Jesús en Lucas 16:10-12?

                    

4. En el proceso de crecimiento, Dios promete muchas bendiciones a aquellos que siguen sus principios y órdenes. Nuestros hijos se beneficiarán ricamente de estas promesas si aprenden a seguir las pautas de Dios.                  

Según Proverbios 3:1-12, haga una lista de las cosas que se nos ordena a hacer o no hacer, y lo que nos promete si obedecemos.

 

 

Dedique un tiempo específico esta semana para orar junto con su cónyuge, pidiendo a Dios que desarrolle estas cualidades en sus hijos.

5. Tome un concepto de Proverbios 3:1-12 y planee junto con su cónyuge un ejercicio (como una lección breve para la familia en el tiempo devocional) para ayudar a los hijos a captar el concepto.

En cuanto crece un hijo, se vuelve cada vez más responsable de tomar decisiones sobre todos los aspectos de su vida.

 

6. Lea la parábola de Jesús sobre el siervo despiadado en Mateo 18:21-35. ¿Qué puede aprender en este pasaje acerca de ser un modelo para sus hijos?

 

 

© Derechos reservados. Usado por permiso de NavPress. Escrito por Los Navegantes© 1980, www.navpress.com