Padres e hijos

Principio clave 5: El entrenamiento

ENTRENAR a los hijos es la aplicación cotidiana de las responsabilidades de los padres que Dios nos ha dado. Consiste en servir conscientemente a nuestros hijos para ayudarles a llevar una vida plena en el Señor, y prepararles adecuadamente para seguir al Señor y enfrentar los desafíos de la vida. Podemos guiarlos con confianza, contando con la ayuda de la Palabra de Dios y de su Espíritu.

Reflexión 1: la disciplina

La disciplina es un aspecto clave de este entrenamiento piadoso para los niños.

"El término ‘disciplina’ no se limita al contexto del castigo. Los hijos también necesitan que se les enseñe la autodisciplina y el comportamiento responsable. Ellos necesitan ayuda para aprender cómo afrontar el reto y las obligaciones de la vida. Tienen que aprender el arte del autodominio. Deben estar equipados con la fortaleza personal necesaria para cumplir con las exigencias de su colegio, el grupo de amigos, y las responsabilidades que posteriormente los alcanzan como adultos".                
James Dobson, Dare to Discipline (Wheaton, Illinois: Tyndale House, 1970), página 3.

1. Haga una paráfrasis o resumen para cada uno de estos pasajes de Proverbios:

• 3:11-12

• 13:24

• 22:15

• 23: 13-14

• 29:15                    

• 29:17

¿Qué beneficios se describen en estos pasajes para los padres cuyos hijos manifiestan la autodisciplina?

 

¿Qué beneficios se describen para los hijos cuando sus padres proporcionan la disciplina adecuada?

 

2. Lea Hebreos 12:9-10. ¿Cuáles dos fuentes de disciplina se mencionan en este versículo?

                    

¿Cómo se relaciona este pasaje a la disciplina que usted proporciona para sus hijos?

    

3. Describa cómo Efesios 6:4 se refiere a disciplinar a los hijos:

 

4. Hable con su cónyuge sobre los principios que han estudiado en esta sección con respecto a la disciplina. Ya sea antes o después de su discusión, haga una lista de las formas en que usted piensa que estos principios deben aplicarse prácticamente en su familia.



 

Si estos principios no están de acuerdo en cualquier manera con la forma en que usted disciplina a sus hijos, ¿cómo puede cambiar su práctica?

 

 

© Derechos reservados. Usado por permiso de NavPress. Escrito por Los Navegantes© 1980, www.navpress.com